Vidal hedges bets in bid to tackle gambling in BA province

por Federico Poore
Buenos Aires Times, 17-03-2018

Mar del Plata, the country’s bestknown seaside city, has it all: beaches, sweeping coastlines, churros, its own film festival… and seven gaming halls.

No printing mistake here. There are four bingo halls and three casinos that stay open well past the summer tourist season, drawing in thousands of the city’s 700,000 inhabitants, with the inevitable result that more than a fair few become addicted to gambling.

One thing is clear: the number of gambling options on offer in Buenos Aires province is completely out of control. At the beginning of 2018, the country’s largest province had 46 bingo halls and 12 casinos, most of them located in coastal towns and the poorest areas of Greater Buenos Aires. The district has a whopping 22,400 slot machines — that’s twice the number than in the entirety of Chile.

Since taking office in late 2015, Buenos Aires province Governor María Eugenia Vidal, of the ruling Cambiemos (Let’s Change) coalition, has vowed to tackle this issue.

“Not a single new gaming hall” was her motto, and soon after she began leading the nation’s largest and most populous province (after some initial doubts) she thwarted an attempt to set up a new bingo hall in Puente La Noria, a key intersection of the workingclass districts of Lomas de Zamora and La Matanza.

Now she’s moved on to phase two of her plan. On January 10, Vidal announced her decision to close down one private bingo hall and three state-run casinos.

“Gambling has become a problem in the province. It has grown relentlessly for too long,” she announced at a press conference in the provincial capital of La Plata. “Many political leaders knew about it but couldn’t – or wouldn’t – stop its growth.”

However, that same day, she announced a call for tender to run 3,300 slot machines in seven casinos, a move that some in the opposition saw as at odds with her “anti-gambling crusade.”

Vidal’s strategy is to close down “problematic” gambling facilities as soon as their licence expires, since closing them down earlier could lead to legal and financial trouble, since companies could claim fair compensation. This has forced the governor to move very slowly, as some of the business licences awarded to bingo halls under the administration of Daniel Scioli (2007-2015) are valid until 2027.

The ruling party’s attempts to bring some order to the chaotic lottery system inherited from the previous government included a judicial battle that’s shaping up in Buenos Aires City courts, a bid to collect four billion pesos of unpaid gross income taxes from gaming czar Cristóbal López, the owner of the Puerto Madero casino and the gaming halls at Hipódromo de Palermo.

Leading this battle is lawyer Fabián Rodríguez Simón, one of Macri’s operators within the judicial system. Curiously enough, the other major judicial operator who is known to be a friend of the president is Boca Juniors club president Daniel Angelici — a long-time owner of bingo halls and a living proof of Cambiemos’ ambivalent relationship with the gambling world.

In December, López (a powerful businessman, especially during the Kirchnerite administrations) was arrested on a separate tax evasion case.

Last month, Vidal doubled down (no pun intended) and announced the province would nix existing subsidies for racetracks, starting this year with a 25-percent decrease in the amount of state funds used to finance the activity.

“This year they should be receiving 1.3 billion pesos, but instead they will get 1.05 billion,” Matías Lanusse, the head of the IPLyC local lottery institute, told the Times, in an interview. “Our goal is to reduce the availability of gambling.”

Concretely, the province will start by cutting racecourse subsidies to the minimum set by law. Later, Governor Vidal will send a bill to the BA provincial Legislature to reduce subsidies to zero, at some point yet to be defined in the future. The current recipients of those funds are racecourses located in San Isidro, La Plata and Tandil.

Racehorse owners are not happy. Hours after the initial announcement, they claimed that as many as 70,000 jobs were being put at risk (the provincial government says the real number is actually half of that, based on estimations by local horse breeders).

“No measure affecting the horse-racing industry should be taken before reaching an agreement with us,” said horse owners, breeders, racecourse owners and union leaders who vowed to join forces in order to “resist” the move.

Sources inside the provincial government say they want to force the people behind the horseracing business to find other “genuine sources of income” to replace the decreasing subsidies. For instance, they would allow a lottery ticket linked to horse-racing, called “Pingazo,” to be sold in lottery agencies across the province or to let racecourses sell the TV rights to their races to other countries such as Chile or France — money that would then flow directly to racecourses (the lottery institute intends to oversee the whole process so no third paries get a stake that would hit earnings.).

But as is typical of the gamling industry, not everything can be taken at face value. Top officials inside the IPLyC have also suggested that “shady dealings” were taking place during the administration of Melitón López, a man linked to Angelici who served as Vidal’s first IPLyC president, suggesting practices of illegal betting at the Hipódromo de la Plata, a venue that holds 15,000 people, may have taken place.

The officials failed to provide proof of their claims but insisted that these acts appear to have taken place with the acquiescence of racetrack owners. Officials also said they received bogus invoices from racecourses when they asked them for appropriate expense documentation to account for past subsidies.

“Now it’s time for the horse racing industry to clean up the house,” one official who asked to remain anonymous said.

“It’s a positive move,” said Walter Martello, the province’s Assistant Ombudsman and author of No va más, a book that deals with the explosion of gambling in the province during the Peronist governments of 1987-2015. “The revenues from the lottery and gambling tax should go to those less-off. Horse racing will have to adapt to the new scenario.”

Martello, however, also believes the Vidal administration could and should do more to tackle gambling addiction.

There are now gaming halls in 38 districts, but only of them have 10 Gambling Addiction Treatment Centres. This means that many addicts who are prepared to enter rehab have to travel hundreds of kilometres to treat their problems. The provincial government has refused to open new ones and instead has voiced its intention to adapt the scarcely funded Addiction Prevention Centres (CPA) to receive gambling addicts too.

Débora Blanca, a psychologist who specialises in gambling addiction, is opposed to the provincial government’s strategy, saying the ideal move would be to open more “specific treatment centres” instead of placing all addicts under the same bracket, sending them to the CPAs. It is hard enough for people with betting troubles to admit they have a problem, Blanca says, and in her experience many gambling addicts refuse to go to the same institutions as people with drug problems.

Then there is the question of specific funds. Martello told the Times that this year’s budget allocation for programmes fighting gambling addiction in the province is just 6.34 million pesos (some US$305,000). While that’s a rise on last year’s figure of 6.2 million pesos, clearly the budget has failed to keep pace with inflation.

“There should be more efforts and resources to this issue,” Martello said.

As the discussion on gambling heats up, the Vidal government has at least fulfilled its New-Year promise to close sites. Bingo Temperley in southern Greater Buenos Aires and three coastal casinos in Necochea, Mar de Ajó and Valeria del Mar have all been shuttered recently.

Mar del Plata, however, still has those seven gaming halls — the same number as Atlantic City.


Entra en vigencia la reforma tributaria: pelearse por los cigarrillos

por Federico Poore
Revista Noticias, 03-03-2018

El Gobierno demoró hasta fin de febrero la entrada en vigencia de los nuevos impuestos a los cigarrillos, un tema que tiene a las tabacaleras echando humo. Este 1º de marzo, la reforma tributaria impulsada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, finalmente alcanzó a estas empresas y los cigarrillos pasaron a tributar un 70% de gravámenes internos, con un aporte mínimo de 28 pesos por atado.

Esperablemente, la medida recibió críticas de British American Tobacco (BAT) y la norteamericana Massalin Particulares (filial de Philip Morris), las dos principales tabacaleras de la Argentina, aunque la empresa británica fue más allá y acusó directamente a su rival de beneficiarse del nuevo esquema. “Tal como lo demuestra un informe elaborado por EY, la reforma sancionada aumentará la concentración del mercado con un claro beneficio para Massalin Particulares”, sostiene Santiago Pezzati, director de asuntos legales de BAT. “Esto se debe a que el portafolio de esta empresa competidora tiene mayor peso en los segmentos de precios medios y altos”, agrega Pezzati.

La clave detrás de la pelea es que la medida alivia la carga fiscal a los cigarrillos de mayor precio y la aumenta la de aquellos de menor valor. Massalin acapara el 83% del mercado en las gamas media y alta (donde se destacan las marcas Marlboro y Philip Morris), mientras que BAT se impone en los sectores más bajos. “Es decir que se bajan los impuestos a los productos de tabaco más caros, mientras se aumenta excesivamente el que pagan las personas de menores ingresos”, dice Pezzati.

Desde Massalin intentan bajarle el tono a la rivalidad y niegan que la medida los beneficie. “La reforma tributaria es igual para las dos compañías. Tenemos productos en todos los segmentos y tenemos consumidores que eligen marcas de precio bajo”, argumentan. La multinacional norteamericana dice que con marcas como Chesterfield apuntan precisamente al segmento inferior y que por ende también se perjudicarán.

Más allá de los choques, ambas empresas sostienen que el principal resultado del nuevo escenario será un aumento del contrabando. Para el representante de BAT, “la medida sólo puede traer aparejada la suba del comercio ilegal, al que recurrirán las personas de menor poder adquisitivo”, algo que, según él, ya pasó en 2016, cuando tras un primer aumento impositivo a poco de asumir el poder Mauricio Macri , la venta por fuera del circuito legal pasó del 10,9% al 14,2%. “Además, la reforma impone un aumento de más del 100% en la carga impositiva para los cigarrillos y el tabaco para armar, que hoy son el único producto que tiene la compañía para contener el crecimiento del comercio ilegal”, critica el ejecutivo de BAT.

Un dato ilustra la dimensión del fenómeno: el año pasado se incautaron 21 millones de cigarrillos ilegales, que se comercializaban bajo marcas como Classic, Rodeo y Eight. Se sabe que el mercado informal crece en tiempos de crisis y la industria del tabaco, que en 2016 movió 82.000 millones de pesos, acusó el golpe.

Las cifras que manejan en las oficinas de Vicente López de Massalin muestran una caída del 12% en unidades vendidas tras el aumento anterior. Claro que para el Gobierno ese dato es positivo: en los fundamentos del proyecto de reforma tributaria, los representantes del oficialismo sostuvieron que el consumo de cigarrillos en Argentina permaneció “relativamente estable” en los últimos años y que cayó únicamente en 2016 “debido al incremento de los impuestos”. De allí la necesidad de continuar por esa senda y elevar nuevamente la carga tributaria. Como respuesta a la decisión del Gobierno, los precios de venta al público de las marcas de Massalin aumentaron a partir del 8 de enero pasado entre 5% y 6%. BAT, en otro intento por diferenciarse de su principal competidora, recién remarcó la mayor parte de sus productos el 1º de febrero e incluso dejó algunos sin variaciones.

Massalin cuenta con dos plantas de fabricación de cigarrillos: una en Merlo y la otra en Goya, provincia de Corrientes. Entre sus marcas también figuran Benson & Hedges, Parliament, Virgina Slims, L&M, Chesterfield, Particulares, la china Baisha, Imparciales y Freeport. BAT Argentina produce en Pilar. Entre sus principales marcas aparecen Dunhill, Lucky Strike, Pall Mall, Viceroy, Rothmans, Camel, Parisiennes, Gitanes, Gold Leaf, 43/70 y Winston.

Cooperativas. Compensando por otro lado, Jorge Alderete, gerente de negocios de la Cooperativa de Productores Tabacaleros de Salta (Coprotab), cree que la relación entre tributación y consumo no es tan clara ni directa. “Puede darse una baja en la recaudación. Puede que después se acomode. También puede que en algunos casos el productor se vea beneficiado”, sostiene Alderete.

Una de las medidas que acompañan la reforma es, precisamente, el establecimiento del llamado Fondo Especial del Tabaco en torno al 7% del precio de venta final del atado, algo que ayudará a reducir la incertidumbre de los productores cooperativos que dependen de este impuesto de emergencia. Alderete vive la novedad impositiva con otra intensidad ya que sólo el 5% de lo que produce Coprotab va al mercado argentino: la enorme mayoría va para Philip Morris International y otros mercados de exportación.

Publicidad restringida. ¿Qué sucede ahora que la presión tributaria sobre el tabaco en la Argentina no hace más que crecer mientras las leyes restringen cada vez más la publicidad y la venta de cigarrillos? “Utilizamos los distintos canales permitidos por la legislación vigente para dar a conocer nuestros productos”, es la respuesta formal que brindan en BAT.

Pero Sebastián Del Frari, director de responsabilidad social empresaria de la Cooperativa de Tabacaleros de Jujuy, otra entidad que comercializa prácticamente toda su producción fuera del país, comparte una estrategia más contundente. “Es cierto que hay mercados en donde la demanda bajó por mayores restricciones a la publicidad, pero hay otros donde el consumo crece año a año, como el caso de Asia o los países árabes”, dice Del Frari, y agrega: “En China, por ejemplo, cada vez más mujeres fuman y eso es un nuevo mercado”. Parece que en el rubro tabacalero, las mujeres también son el futuro.

¿Qué fue del distrito tecnológico, diez años después?

por Federico Poore
Information Technology, enero 2018

La sede del gobierno porteño de Parque Patricios, con su mezcla de hormigón armado y frente vidriado, acaso sea el símbolo por excelencia del Distrito Tecnológico: un área obrera con espíritu hi-tech. Fue precisamente el edificio proyectado por Norman Foster el lugar elegido por las autoridades porteñas para brindar por un 2018 “con más crecimiento”, ya que este año se cumplen 10 años desde la sanción de la ley que creó este centro de promoción y desarrollo IT en el sur de la Ciudad. Los buenos deseos tuvieron lugar en el cierre del ConecTIC, un encuentro de networking con charlas para referentes del mundo tecnológico que tuvo lugar en noviembre y en donde pequeñas y medianas empresas del distrito pudieron tener su mano a mano con representantes de los equipos de sistemas de Banco Itaú, Acindar, OSDE y Cervecería Quilmes.

Pero la cercanía de este aniversario redondo reflota algunas preguntas importantes. ¿Se radicaron suficientes empresas como para poder hablar de un distrito tecnológico a la escala de sus predecesores? ¿Qué beneficios reciben las empresas que deciden instalarse en el barrio, además de los impositivos? ¿Gana algo la Ciudad con esta movida?

Juntando masa crítica
El propósito declarado del polo tecnológico fue fomentar la industria de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) por medio de incentivos impositivos. La apuesta dio sus frutos y derivó en años de crecimiento sostenido:hoy, el distrito cuenta con 300 empresas que se instalaron en alguna de sus 200 hectáreas de extensión y accedieron a los beneficios previstos en la ley como la exención o diferimiento del pago a los Ingresos Brutos (del cinco al siete por ciento según el tamaño de la empresa) y el impuesto a los sellos. Tampoco pagan otros tributos locales como ABL o derechos de delineación y construcciones. “Ya están acá empresas como Despegar, Lagash, Tata, Atos, Exo y Deloitte”, explica a INFOTECHNOLOGY Juan Manuel Seco, director de Distritos Económicos de la Ciudad. “Ya tenemos 15 manzanas con movimiento todo el tiempo.Y si bien todas las  empresas de primera línea querían el corredor sobre la Avenida Caseros, esos terrenos ya no están más disponibles y hoy tenemos empresas grandes que están yendo a zonas más alejadas.”

Actualmente trabajan 13.000 personas en el distrito. El gobierno porteño los considera turistas diurnos: junto a la línea H del subte y el Metrobús Sur generan un movimiento más que interesante en un lugar en el que viven unas 40.000 personas, si se considera el área de Parque Patricios y Nueva Pompeya que abarca el polo. Para el funcionario, la consolidación del distrito derivó en el desembarco de otro tipo de empresas, de Havanna a Freddo, que de a poco están cambiando la fisonomía del barrio en lo que puede considerarse una “puesta en valor” de zonas del sur de la Ciudad, tradicionalmente menos atractivas para invertir. “Así lo atestiguan comerciantes y vecinos, que pasaron a tener necesidades ‘de primer mundo’. Antes los reclamos eran casi exclusivamente por seguridad. Ahora, porque no hay suficientes lamparitas en la cuadra”, dice.

No es poco lo que resigna la ciudad para lograr esta puesta en valor. En 2009 hicieron las cuentas y estimaron en US$ 200 millones lo que dejarán de lado. Al preguntarle por el esfuerzo financiero de la ciudad, desde el distrito son esquivos en dar con un número. “Es una cifra que va cambiando todo el tiempo. Entendemos que es un número importante pero que se repaga con el desarrollo de las empresas y el derrame que genera en todo el ecosistema." Tiene sentido: la inversión inicial estimada de las empresas hasta ahora es de US$ 324 millones. Pablo Saubidet, cofundador y presidente de iPlan, una empresa de telecomunicaciones local, llegó a fines de 2012 para inaugurar Ringo, promocionado como el Data Center más moderno de la región.“Los factores principales a la hora de decidir la radicación fueron el beneficio económico de las exenciones impositivas y la posibilidad de acceder a un precio accesible al terreno de gran tamaño que necesitábamos”, explica Saubidet.

Ubicado sobre la calle Los Patos, a cuatro cuadras del Centro Cívico porteño y a menos de 200 metros de la plaza de Parque Patricios, el Data Center es uno de los orgullos de la empresa, que tiene entre sus principales socios a Cisco, Microsoft y Google. “Lo cierto es que no nos hubiésemos mudado de no haber estado convencidos de que en el largo plazo se lograrían los objetivos buscados por el gobierno de la Ciudad para la zona”, rememora el presidente de iPlan. El empresario destaca la llegada del subte, pero también la inversión en luminarias,seguridad y la puesta en valor del parque,“que generaron cambios radicales en materia de acceso y transporte, seguridad y calidad de vida”.

El beneficio de pertenecer
¿Es posible que aún hoy la mayor parte de las empresas no se mude por pertenecer al hub sino por la cantidad de plata que se ahorran? "Efectivamente, los beneficios son un incentivo muy importante para radicarse en el distrito”, reconoce Seco.“Pero a medida que pasa el tiempo, cada vez más compañías se mudan para ser parte del hub y para estar cerca del talento.” Pero los beneficios impositivos y un área revalorizada no alcanzan para generar un verdadero polo tecnológico, y Seco lo sabe. Por eso repite que la ciudad también ofrece ciertos beneficios por “pertenecer”. “Todos los meses armamos charlas sobre los temas más variados, desde el cyber risk al fenómeno Bitcoin”, explica. A mediados de diciembre, por ejemplo, tuvo lugar en las oficinas de Exo, una empresa argentina dedicada a soluciones tecnológicas y venta de hardware, una capacitación en comercio exterior para empresas de software. “Nuestro norte es Irlanda”, dice el funcionario en referencia al centro de innovación conocido como Silicon Docks que hoy funciona como uno de los hubs tecnológicos más potentes de Europa.

La empresa CTL, referente en el área de soporte técnico y outsourcing de IT, se mudó a Parque Patricios en febrero de 2016. Su presidente, Juan Guido Camaño, hace un balance positivo. “En estos años, el distrito fue evolucionando. Si en una primera etapa el foco estaba puesto en atraer a las empresas, hoy se está trabajando sobre la manera en la que estas empresas se relacionan y recorriendo el camino de posicionar al distrito como un hub competitivo a escala mundial.” El desafío, asegura, consiste en precisar la propuesta del distrito y competir por una mayor participación en el mercado global. CTL participa del board tecnológico creado por el gobierno porteño para  testear y filtrar nuevas ideas  en la zona. Lo componen las empresas “más comprometidas” con el distrito pero también autoridades gubernamentales y representantes de universidades.

La pata universitaria fue justamente la última en sumarse. Comenzó a tomar forma con la construcción de una nueva sede del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) sobre la calle Lavardén, donde hoy cursan 600 estudiantes, y se le dio mayor impulso con el lanzamiento de un programa de becas de innovación para que alumnos recién egresados del secundario puedan formarse en el ITBA. A tono con el perfil del distrito, las carreras promocionadas son Ingeniería  en Informática, Ingeniería Electrónica, Ingeniería Industrial, Licenciatura en Administración y Sistemas y Bioingeniería. Según confirmaron desde el gobierno porteño, en un futuro no muy lejano está previsto el desembarco de las universidades Caece y Del Salvador, que esperan instalar allí su carrera de Ingeniería. La interacción entre los distintos participantes va generando valor conjunto”, destaca Saubidet. “Una vez que las nuevas radicaciones terminen de configurar una  adecuada masa crítica de empresas se va a crear un ecosistema que haga muy atractivo al proyecto.”

Críticas y desafíos
Rolando Greco, cofundador de G&L Consultores, tiene una visión más crítica del presente del distrito aunque admite que “las empresas no solo se mudaron por cuestiones impositivas”. Un dato relevante: muchas de ellas ya estaban alcanzadas por la ley de Software que da beneficios impositivos similares a escala nacional. Su empresa se terminó de mudar a fines de 2015 tras comprar una propiedad a la que convirtieron en edificio inteligente. “Decidimos invertir en Parque Patricios porque además de las ventajas impositivas apostamos a trabajar en conjunto con otras empresas tecnológicas”, dice Greco a INFOTECHNOLOGY. “El desarrollo del área fue progresivo hasta mediados de 2015. Después, y hasta hace unos meses, entró en un bache en el que no vimos avances para el desarrollo de un verdadero polo informático”, sostiene. El representante de G&L no le rehúye a la autocrítica (“Las empresas tampoco aportamos lo nuestro en materia de compromiso de integración”, aclara), pero insiste en que existe poca interacción entre las empresas de la zona, aquella polinización cruzada que sí se observa en otros hubs tecnológicos, de Seúl a San Francisco.

Para funcionar bien es imprescindible tener un Centro de Servicios Compartidos que permita la integración de las diferentes compañías y logre crear un ambiente de innovación y la reducción de costos de las pequeñas empresas emprendedoras”, algo que hasta el momento, asegura, no ocurrió Seco recoge el guante y asegura que los planes del gobierno porteño son más ambiciosos. Que la etapa de “llenar el distrito de gente” ya habrá terminado en 2018, y que el próximo paso es que las empresas vean el atractivo del distrito por su capacidad para unir negocios y talento. El próximo objetivo, por ejemplo, es que el ITBA ofrezca planes TIC para los empleados de las empresas del distrito para potenciar el talento en crudo. “Respetamos mucho el tridente empresa-gobierno-universidad y queremos que las empresas opinen cómo mejorar. Esto no busca ser ‘el distrito de las startups’ o de la innovación. El objetivo principal es cambiar el sur de la ciudad”, concluye.

Los nuevos vecinos
En mayo de 2017, Accenture se convirtió en una de las últimas grandes empresas en anunciar su llegada al Distrito Tecnológico de Buenos Aires. La compañía de origen irlandés, dedicada a prestar servicios de consultoría, tecnología y contratación de personal, se mudará a un edificio de 17.000 metros cuadrados. Se trata de una inversión de US$ 70 millones. “El ecosistema de talento que genera el distrito es muy promisorio para los próximos años. Será una verdadera usina”, asegura el presidente de la empresa en la Argentina, Sergio Kaufman. “En todo el mundo los polos de innovación tienen una impronta geográfica, son transformacionales. El Distrito Tecnológico de Parque Patricios está para ocupar ese lugar”, agrega. Según detallaron desde Accenture, la construcción del edificio estará lista en el verano de 2019 y contará con iluminación natural, un sistema inteligente de aire acondicionado y separación de residuos en origen. Dos meses antes había sido el turno de Huawei, el tercer fabricante mundial de smartphones. La decisión de la multinacional china de abrir una unidad regional en Parque Patricios fue confirmada por el CEO de Huawei Argentina, Wei Xinju, tras presentar la documentación pertinente para inscribirse como empresa TIC.

“Esta decisión estratégica se enmarca en el compromiso de la empresa de seguir invirtiendo en la Argentina, como hacemos desde ya hace más de 15 años”, dice Xinju, que en octubre estuvo en la Casa Rosada y fue recibido por Mauricio Macri.

El proyecto de Huawei en el Distrito, por ahora, es más modesto: se trata de 1.000 metros cuadrados en el Edificio Tesla II, ubicado en Caseros al 3000. En principio trabajarán allí unas 50 personas. En esta propiedad se ubicarán, también, las nuevas oficinas de Mercado Libre.

“Starbucks y Megatlon ya anunciaron que se van a instalar en el mismo edificio. Y esa clase de empresas no tienen beneficio impositivo alguno por instalarse en el distrito: vienen porque saben que ya tienen un público”, explican desde el gobierno de la Ciudad a INFOTECHNOLOGY.

Estiman que con el arribo de estas empresas el distrito sumará 4.000 personas más, lo que contribuye con otro de los tan mentados objetivos del gobierno porteño: la descentralización. Concretamente: menos gente trabajando en Retiro o el Microcentro y más alrededor de un barrio de casas bajas a veinte minutos del Obelisco.

El blanco murmullo del extremo

En Ushuaia conviven una belleza natural apabullante, el turismo extranjero y la insularidad de una ciudad cuyo pulso se dirime intramuros.

por Federico Poore
La Agenda, 25-01-2018

—En Tierra del Fuego tenemos tres plagas: castores, conejos y cordobeses.

Nuestra guía, una mujer joven de campera azul eléctrico, lanza su teoría de “las tres C” mientras el micro disminuye la marcha en los metros finales de la Ruta 3. Obedientes, los treinta turistas que componemos el tour matutino bajamos del colectivo para conocer Bahía Lapataia, el único fiordo argentino del Canal Beagle.

Lo sabremos más adelante: Tierra del Fuego es, ante todo, tierra de inmigrantes. El 62% de sus actuales pobladores nació fuera de la isla, y hay tantos cordobeses que la provincia hasta tuvo un gobernador nacido en Río Cuarto: el radical Jorge Colazo. También son fascinantes las historias de los animales de afuera. El conejo, por ejemplo, fue introducido por inmigrantes europeos en la década del treinta, pero las dos parejas originales se expandieron rápidamente gracias a los pastos cortos (que los ayudan a escapar de los cazadores). Pero la mayor pesadilla ecológica que enfrentan los fueguinos es el castor. Este simpático roedor llegó en 1946 de la mano del contraalmirante Fidel Anadón, que se proponía impulsar la industria peletera siguiendo un modelo exitoso en Alaska. Como en una mala película de contagios, el experimento salió mal. Escena uno: un hombre libera 25 parejas de castores de Canadá en las inmediaciones del lago Fagnano. Escena dos: los castores se adaptan fácilmente a un medio sin osos ni lobos, sus predadores naturales, y aprovechan los cursos de agua para extender sus dominios a toda la isla. Escena tres: ya son 100.000 y el fenómeno, completamente fuera de control, deriva en un acuerdo binacional entre Argentina y Chile para erradicarlos.

Es una mañana fresca y nublada de diciembre en el extremo austral de la Cordillera de los Andes. La vista es poco menos que increíble: el cielo plomizo y algunos islotes en el horizonte tejen una amalgama de tonos grises, azules, celestes. De regreso al micro, atravesamos un bosque de lengas y coihues por un camino de ripio. Los demás integrantes del tour tienen entre treinta y setenta años, camperas alpinas y botitas de trekking. Tres parejas de Barcelona, otra de Málaga, un matrimonio de viejitos japoneses. Hay minoría de argentinos, y eso que es un tour en español. Micrófono en mano, la guía intenta ganarle con su voz al rugido del motor del micro mientras nos explica la historia de la provincia, sus comienzos como puesto de avanzada, los conflictos limítrofes.

—Eso sí, no hablemos mal de los chilenos que nuestro chofer es de Chile —dice, y lo señala con el dedo.


Habíamos llegado al Parque Nacional Tierra del Fuego a bordo del Tren del Fin del Mundo, formación que recrea los últimos kilómetros del recorrido del “tren de los presos” que transportaba a los detenidos desde el antiguo Penal de Ushuaia. Subimos al vagón bajo una tormenta de aguanieve y tratamos de acomodarnos de la mejor manera, porque al ser un tren de trocha muy angosta los pasillos son prácticamente inexistentes. Detrás nuestro, unos canadienses fornidos a punto de terminar su tour sudamericano (últimas fechas: El Calafate y la ciudad que nos ocupa). Delante, tres alemanes jóvenes y otro grupete hablando en francés: una verdadera torre de Babel. Tras un silbato, el tren comenzó a avanzar a paso lento a través del Cañadón del Toro, el río Pipo y la cascada La Macarena, pero nuestra relativa soledad argentina disparó la pregunta: ¿Por qué uno de los lugares más preciosos del hemisferio sur, a tres horas de avión de Aeroparque, recibe más turistas europeos y norteamericanos que argentinos? Para la joven recepcionista de una hostería de la calle Gobernador Paz, una posible explicación está en los altos precios, los cuales a su vez son el resultado de vivir en una isla donde casi todo llega en barco o en avión. Mariano no cree que sea tan así. “Los empresarios te quieren cargar el flete y por eso le aplican un 40 por ciento al precio final. Para mí no debería ser más del cinco por ciento”, se queja.

 Mariano tiene 52 años y un negocio de ropa en la San Martín, la avenida principal de Ushuaia. Nació en Mar del Plata pero hace veinte años se vino al Sur, cansado de la falta de horizontes bonaerenses. El hombre conoce bien los rubros “remarcados” del fin del mundo: comer afuera (1.500 pesos una cena para dos, calcula), la carne, la fruta. “Y encima la fruta acá es peor porque tiene que viajar cinco días en camión. No puedo pretender tener un durazno como vos en Buenos Aires”, se resigna. ¿Cómo hacen los fueguinos para hacerle frente a este tipo de gastos?

—Los sueldos acá son altos, a mí un empleado me sale 53 mil pesos por mes y se llevan de mano 30 mil —explica. En efecto, muchos trabajadores (en especial los estatales y los empleados en fábricas, en comercio y en transporte) cobran un plus por “zona inhóspita” que compensa las distancias y el costo de vida. Mariano dice que ya no es tan inhóspita.

—No tenés verano, pero te acostumbrás.

 Guido es fotógrafo, hace seis años que vive en Ushuaia y dice que el invierno se banca. Eso sí: lo tira abajo la oscuridad.

—Lo más significativo es el tema de la luz. Amanece a las nueve y media de la mañana y oscurece a las cinco y media de la tarde. Se vuelve un poco deprimente.


Un taxi de 160 pesos nos deja al pie del monte Martial, uno de los picos nevados que rodean la ciudad. No hay grandes multitudes ni carteles fastuosos: apenas un camino empinado y un puñado de puentes de madera que salvan los arroyos y el sonido del viento. El objetivo declarado es llegar al glaciar Martial, aunque si nos ponemos en chantas Zen podemos decir que en realidad la meta es el camino: al poco de ir subiendo uno puede darse vuelta y llenarse los ojos con las mejores vistas de la ciudad y el canal. O juntar en una botellita el agua purísima que baja desde el glaciar. O sacarse fotos en la base de la aerosilla abandonada mientras empieza a nevar y el camino empedrado se cubre de blanco. Completa la jornada un chocolate caliente en la casita de té ubicada en la base del monte, un lugar tan acogedor y pintoresco que avergonzaría al mismísimo Wes Anderson. La cuenta no supera a la de una merienda en la zona del Botánico porteño y, de quererlo, estaríamos a tiempo de caminar al aeropuerto para tomar el último avión a Buenos Aires. Va tomando forma la teoría sobre la falta de compatriotas: no está en el radar porque parece más caro de lo que es y más lejos de lo que queda. A contramano del fenómeno del turismo masivo, Ushuaia es una joya subexplotada.


El regreso a la ciudad nos recuerda que Ushuaia también es una ciudad en crisis, con una amenaza latente: el cierre de las fábricas que producen televisores, microondas y equipos de aire acondicionado (esos miles de aparatos con la etiqueta naranja y azul y el albatros blanco: la bandera de la provincia). Si bien buena parte de los centros de producción están ubicados en Río Grande, todos en la isla temen el impacto económico de un recorte en la producción. El dilema es conocido: el gobierno nacional quiere bajar el impuesto interno para beneficiar a los consumidores, pero al costo de volver redundante buena parte de la producción industrial en la isla. “La aprobación de este proyecto significaría la disolución territorial de nuestra Provincia”, exclamó la gobernadora Rosana Bertone. A cambio de frenar los despidos y las suspensiones, el principal sindicato acaba de aceptar congelar los sueldos hasta 2020.

En Tierra del Fuego hay una máquina tragamonedas cada 101 habitantes, una cifra más cercana a las de Nevada o New Jersey que al promedio nacional. La principal sala de juego de Ushuaia, el Casino Club de Cristóbal López, es un edificio futurista de tres plantas que desentona con el resto del arquitectura del lugar y que desde su inauguración en 2010 (con recitales de Patricia Sosa y Ricky Maravilla) ofrece unas pocas mesas de paño: el resto, todo maquinitas. Los otros dos casinos de la ciudad están a menos de ocho cuadras de distancia y ya ni se preocupan en disimular su carácter de sala 100% tragamonedas. La timba es un problema social y hace siete años la capital fueguina se convirtió en la primera ciudad argentina en implementar un programa preventivo de ludopatía.

En Tierra del Fuego hay una máquina tragamonedas cada 101 habitantes, una cifra más cercana a las de Nevada o New Jersey que al promedio nacional. La principal sala de juego de Ushuaia, el Casino Club de Cristóbal López, es un edificio futurista de tres plantas que desentona con el resto del arquitectura del lugar y que desde su inauguración en 2010 (con recitales de Patricia Sosa y Ricky Maravilla) ofrece unas pocas mesas de paño: el resto, todo maquinitas. Los otros dos casinos de la ciudad están a menos de ocho cuadras de distancia y ya ni se preocupan en disimular su carácter de sala 100% tragamonedas. La timba es un problema social y hace siete años la capital fueguina se convirtió en la primera ciudad argentina en implementar un programa preventivo de ludopatía.

Después está la prostitución. En la década del noventa, cabarets como Tropicana, El Sheik, Black & White funcionaban en pleno centro, tolerados como un “servicio” al turista o a los hombres que bajaban de los barcos. Pero hace una década las denuncias contra los burdeles y las whisquerías comenzaron a tomar fuerza y en 2012 una serie de allanamientos terminaron con ese modelo de negocio. Algunos proxenetas recibieron condenas de prisión y a la municipalidad se le ordenó indemnizar a una de las víctimas de trata por su complicidad con estos locales, que contaban con protección policial y habilitaciones oficiales de la Dirección de Comercio. Así y todo, los fiscales que investigan los delitos de trata de personas aseguran que el negocio no desapareció sino que mutó hacia los “privados”.

Lección de los males subyacentes: Ushuaia es una ciudad segura para el turista porque muchos de sus problemas se expresan entre cuatro paredes.


La hoja A4 está pegada sobre el vidrio de un bar en la avenida San Martín. “CREW AVAILABLE”, reza el título, seguido por una foto en escala de grises de Magda (35) y Przemek (36).

“Somos pareja (sic) de Polonia y buscamos oportunidad para trabajar o ayudar en un barco que vaya a la ANTÁRTIDA”, dice el texto, escrito en un inglés tipo Borat.

 La propuesta es bien directa. Los muchachos se mueren de ganas de conocer el continente blanco pero no tienen los cinco mil dólares per cápita que sale la excursión. A cambio del aventón antártico, Magda y Przemek detallan el tipo de laburos que podrían hacer: mozo, recepcionista, asistente de cocina, bartender. “Estamos abiertos a CUALQUIER TIPO DE PROPUESTAS”, insisten, y dejan un número de celular. ¿Ushuaia, fin del mundo? Los polacos recién están entrando en calor.


El 80% de los jugadores compulsivos en la provincia son adictos a las tragamonedas

Son datos del Instituto de Lotería bonaerense. En el territorio gobernado por María Eugenia Vidal solo hay diez centros asistenciales con este foco y los especialistas piden mayores recursos para tratar este tipo de adicciones.

por Federico Poore
Chequeado, 17-01-2018

Desde este verano, los apostadores bonaerenses contarán con menos opciones para jugar en la Costa atlántica. La semana pasada, la gobernadora María Eugenia Vidal anunció el cierre definitivo de tres casinos (los ubicados en Necochea, Mar de Ajó y Valeria del Mar) y del bingo de Temperley, a los que se decidió no renovarles la licencia para operar. En paralelo, autorizó un llamado a licitación pública para la explotación de máquinas tragamonedas en casinos de la provincia.

La decisión deja a la Provincia de Buenos Aires con nueve casinos y 45 bingos, la mayoría ubicados en el Conurbano y en la Costa. Desde hace tiempo, la consecuencia social de este estado de situación son miles de bonaerenses jugadores compulsivos que en ocho de cada diez casos son adictos a las diferentes variantes de las “maquinitas” (tragamonedas y ruleta electrónica).

Si bien la Gobernación aseguró que “reforzará la asistencia” a las personas que padecen ludopatía o adicción al juego, los especialistas consultados por Chequeado piden mayor cantidad de centros de atención.

Cómo funcionan los centros

En septiembre de 2005, bajo la gestión del entonces gobernador Felipe Solá, comenzó a funcionar en la Provincia el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo, formado por un equipo de profesionales en salud mental que ofrece asistencia a los jugadores y a sus familias.

De acuerdo con datos provistos por el Instituto de Lotería de la Provincia a este medio, el programa lleva atendidas 7.724 personas por cuestiones vinculadas al juego patológico. Esto es así a pesar de que solo existen diez Centros Asistenciales en toda la provincia, ubicados en Avellaneda, Bahía Blanca, La Plata, Mar del Plata, Morón, Necochea, Olavarría, Pergamino, Tandil y Vicente López. “Esa situación provoca que quien se quiera tratar tenga que recorrer largas distancias si no encuentra uno cerca”, explicó el diario La Nación en esta nota.

En mayo de 2017, el gobierno de Vidal sugirió que derivaría las consultas por ludopatía de los diez Centros Asistenciales hacia los Centros de Prevención de Adicciones (CPA), que se encuentran más extendidos en la provincia y que dependen del Ministerio de Salud bonaerense. “La idea es que los CPA vayan absorbiendo a los centros de ludopatía”, dijo por entonces Juan Martín Malcolm, vicepresidente del Instituto.

La medida fue resistida por los trabajadores de los centros, ya que los CPA “lamentablemente vienen con muchas falencias respecto a infraestructura y operatividad”, explicó Ezequiel Navarro, secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de General Pueyrredón. En el mismo sentido se expresó el Observatorio de Adicciones y Consultas Problemáticas de la Defensoría del Pueblo de la Provincia, que en su informe de 2017 aseguró que los CPA se encuentran “desbordados, producto del crecimiento exponencial de adictos al paco y la pasta base, y otras sustancias tóxicas” y que “varias unidades (sedes) ni siquiera funcionan”.

Ante la consulta de Chequeado, Malcolm aseguró que “jamás se habló de cerrar los centros de atención” y que la idea, por el contrario, es “tener más bocas de atención en la Provincia”, logrando así una mayor cobertura territorial. En la misma línea se había expresado el presidente del Instituto, Matías Lanusse, durante la Tercer Clínica del Juego Compulsivo que se desarrolló en Buenos Aires en septiembre.

Malcolm explicó que el organismo incorporó información sobre ludopatía al programa “El estado en tu barrio” en Morón, La Plata y Mar del Plata, y que el Instituto se propone capacitar a los profesionales de los CPA para que también puedan atender a ludópatas. Además, se buscará ampliar el horario de atención de la línea de ayuda 0-800-444-4000, que actualmente funciona de 8 a 20 horas.

Para Walter Martello, defensor del Pueblo Adjunto bonaerense, estas medidas son insuficientes. “Teniendo en cuenta los altos porcentajes de consultas y las encuestas realizadas por instituciones y organismos públicos, deberían volcarse más recursos a la atención de la ludopatía”, dijo ante la consulta de este medio.

Martello también lamentó que las únicas estadísticas oficiales sobre juego compulsivo provengan de las personas que consultan la línea telefónica para ludópatas y, por extensión, la falta de relevamientos territoriales “que permitan determinar la complejidad del fenómeno, discriminando aspectos zonales, regionales y radios de influencia de las salas” (ver Recuadro II).

Débora Blanca, psicóloga especialista en ludopatía y autora del libro La adicción al juego, ¿no va más?, dijo a este medio que el programa de los Centros Asistenciales “funciona bien y es absolutamente necesario para muchos familiares (de adictos al juego), que si no tienen atención gratuita quedan muy complicados”, y que lo ideal es “propiciar lugares de tratamiento bien específicos” en lugar de hacer foco en centros asistenciales generales.

“El jugador compulsivo gracias si pide ayuda en un lugar específico de ludopatía, no va a ir nunca a un centro de adicciones en general porque no se identifica con el toxicómano”, ilustró.

El juego más adictivo: las máquinas tragamonedas

De acuerdo con datos del Instituto de Lotería bonaerense, el 65% de las personas asistidas entre 2005 y 2017 llegaron por problemas con las máquinas tragamonedas (5.022), cifra que asciende a más del 79% si se suman los adictos a la ruleta electrónica (1.050) y al hipódromo electrónico (64). Es decir que ocho de cada diez ludópatas bonaerenses son adictos a las diferentes variantes de las “maquinitas” y no a los juegos bancados como la ruleta o las cartas.

Por otra parte, el 90% de los jugadores compulsivos son empleados, el 5% jubilados y el 2% amas de casa. Siete de cada diez ludópatas tiene deudas y la mitad asiste diariamente a una sala de juego.

La Gobernadora cumplió hasta ahora con su promesa de no permitir ni una sola máquina más. No obstante, la semana pasada, al tiempo que promocionaba el cierre de cuatro salas, Vidal también anunciaba un llamado a licitación para que empresas privadas puedan continuar explotando el parque de tragamonedas en casinos bonaerenses por 20 años más, negocio que hoy se encuentra en manos de la empresa Boldt.

El pliego de condiciones que acompaña al Decreto Nº 944 firmado por Vidal incluso exige una cantidad mínima de máquinas tragamonedas por casino y establece que, “en caso de requerirse incrementar la cantidad de máquinas electrónicas de juegos de azar”, el adjudicatario “deberá contar con la previa conformidad del Instituto”. Según informó el Instituto, existen 22.400 máquinas tragamonedas en bingos y casinos de la provincia de de Buenos Aires, el doble de máquinas que en todo Chile.

Entrevista en Telefe Noticias

Entrevista en Telefe Noticias analizando los anuncios de la gobernadora María Eugenia Vidal, que ordenó no renovarle la licencia a tres casinos y un bingo en provincia de Buenos Aires.


Time runs out for Cristóbal López

por Federico Poore
Buenos Aires Times, 23-12-2017

Gaming tzar Cristóbal López, one of the most feared businessmen in Argentina, is likely to spend Christmas in jail.

The 61-year-old business leader, who has close ties to former presidents Néstor and Cristina Fernández de Kirchner, turned himself to federal authorities on Thursday after a judge ordered his arrest on charges of fraud and tax evasion.

Hours earlier, his business partner Fabián de Sousa had also been arrested and jailed, while the former chief of the AFIP tax bureau, Ricardo Echegaray, was charged but not arrested.

According to Federal Judge Julián Ercolini, López and de Sousa set up a tax evasion structure that allowed them to forgo some eight billion pesos (some US$450 million) in debt owed to the state. The missing funds come from the ITC gas tax, which relates to their energy company, Oil SA.

The weeks building up to López’s arrest were marked by desperation. The tycoon had engaged in secret negotiations with President Mauricio Macri’s judicial operators in order to find an agreement, according to two sources familiar with the case.

When he failed, the businessman tried to sell off his stake in media companies — first to Orlando “Orly” Terranova, a man who once ran as a candidate for Macri’s political party, and then to Ignacio Rosner, a man who worked for the business group long owned by Franco Macri, the president’s father. But despite his best efforts, López could find no way out of the crisis. Time, it seems, had run out.

Cristóbal Manuel López was born in 1956 in Buenos Aires, but grew up in Rada Tilly, a dry and windy city in the southern province of Chubut. His parents owned Patagonia’s largest transport and forage company, but both died in a car accident when Cristóbal was only 18. “After my parents died I took over the family business. Working is all I’ve done ever since,” he said in a 2008 interview with Clarín.

In truth, he ran his businesses as a contractor for oil giant YPF and added new ones, most of them as a government contractor.

López’s career as a casino tycoon began in Chubut in the 1990s, when gambling activity regulations were decentralised and transferred to the provinces. Local governments started to promote the industry as a key source of revenue. López’s network of casinos and bingo halls soon expanded to La Pampa, Misiones and Mendoza, as his negotiations with political powers resulted in gaming licences, tax exemptions and other favours.

But his fortunes would improve even more after meeting Néstor Kirchner.

López said the first time he first met the former president was through Julio De Vido, the powerful ex-Planning minister who is now in jail on corruption charges. Kirchner, a Peronist leader from the southern Santa Cruz province, won the presidential elections in 2003, the same year López was awarded three casino licences in Santa Cruz.

By 2007, López had established himself as the country’s pre-eminent gaming mogul, as the head of the Argentine company Casino Club. He purchased a stake in the controversial floating casino of Puerto Madero and partnered with racetrack businessman Federico de Achával to operate 4,500 slot machines at Hipódromo de Palermo (as a comparison, the MGM Grand Casino, Las Vegas’ most popular gaming hall, has 3,700.)

The businessman’s ties with the president were paying off – it was Kirchner who signed a much-criticised decree allowing López to expand his gaming terminals just a week before handing power to his wife, Cristina Fernández de Kirchner. The decree also extended the business leader’s contract to exploit the Palermo racetrack until 2032. Needless to say, these decisions did not go down well with his immediate competitors.

“He’s not a businessman. He just manages privileges,” one of his rivals in the gambling industry said.

By the turn of the decade, López was at the top of his political game and, once again, he used his power to expand and push his business interests into other areas. In 2012, his Grupo Indalo company — the management of which has been mostly overseen by De Sousa — bought cable news channel C5N and Radio 10. He followed suit purchasing a number of popular FM stations, including Mega 98.3, Pop 101.5, Vale 97.5 and TKM 103.7, and signing an alliance with popular TV host Marcelo Tinelli.

A multimedia empire was born, perhaps too quickly for an executive with no experience with media outlets.

Expansion continued. Three years later, López’s group purchased a 60-percent stake in Grupo Ámbito, the publisher that owned Ámbito Financiero, the Buenos Aires Herald and the daily El Ciudadano of Rosario. He also bought El Argentino, a free-sheet, and the CN23 cable news channel from Kirchnerite media mogul Sergio Szpolski.

Amid widespread fears of job cuts, Francisco “Paco” Mármol, Grupo Indalo’s institutional director, promised journalists that the purchases was made with the intention of “empowering” those media outlets. But by 2017, less than two years after López’s allies in the Casa Rosada had made way for President Mauricio Macri’s administration, El Ciudadano and the Buenos Aires Herald — a newspaper with 141 years of publishing history — were shut down at very short notice, and dozens of reporters lost their jobs overnight.

It was just the beginning. Grupo Indalo then closed El Argentino and almost CN23. Reporters at Ámbito Financiero began to face lengthy delays in payments of wages. Those laid off at firms across the group saw their severance payments inexplicably cut off.

It was terrible management of a huge media empire: a constant disdain for journalism, with executives yielding to political pressure — and editors, reporters, photographers, designers having to cope with it day after day.

In a wide-ranging interview months with Perfil before his own arrest, De Sousa told journalist Jorge Fontevecchia that the media expansion of the business conglomerate was funded, at least partially, through the money it “saved” by kicking taxes down the road. It was a public acknowledgement of the charges levelled against López and his business partner.

“It could be said that part of the financing we used to pay for Ideas del Sur and (...) Ámbito Financiero [was] the deferment of payment of one our taxes,” said De Sousa.

This “deferment” was, according to Judge Ercolini, an outright fraud orchestrated by López with the consent of the AFIP tax bureau.

The case that brought Cristóbal López down goes as follows: Oil Combustibles, one of the tycoon’s many energy companies, owns 300 petrol stations across the country. By law, 26 percent of all petrol sales are destined for the AFIP. Oetrol stations act as intermediaries to collect the tax.

The judge in charge of investigating the case has said AFIP officials from the Cristina Fernández de Kirchner administration — including its chief, Echegaray — “failed to do things so that those funds were withheld, refinanced or given another purpose, but were not paid to the AFIP.”

López, it seems, read the writing on the wall. Of late, many of his movements have been seen as a flight forward, an awareness of the terrain shifting below his feet. In 2015, Grupo Indalo had become a majority stakeholder in the Finansur Bank, but López later tried to sell it back to a small-sized financing firm called Grupo Fiorito, a move that was ultimately rejected by the Central Bank. This strange manoeuvre was followed by him reportedly moving away from the casinos.

Two unsuccessful attempts to sell his media companies to businessmen close to Mauricio Macri came next, as the group’s workers faced rising uncertainty over their own futures. Like a scene out of The Sopranos or Goodfellas, the race against the clock for this obsessive and ruthless businessman has ended in a federal penitentiary. Cristóbal López, the millionaire who turned billionaire thanks to the favours he received from Kirchnerite politicians, is now behind bars. And he has a lot of explaining to do.