Entrevista a Daniel Filmus

DANIEL FILMUS Y EL DEBATE SOBRE EL PROYECTO DE PROTECCION DE GLACIARES
“La mayoría estaba de acuerdo”

por Federico Poore
Página/12, 18-07-2010

El senador asegura que gran parte del bloque oficialista de Diputados tenía voluntad de acompañar la iniciativa que él había acordado con Miguel Bonasso, pero se pidió la prórroga para “no llegar con una posición desunida”.

Daniel Filmus viene de una semana agitada. Entre la sanción de la ley de matrimonio para personas del mismo sexo y el extenso debate sobre la protección de glaciares, el senador kirchnerista pasó los últimos días defendiendo los proyectos impulsados por el bloque del Frente para la Victoria.

La discusión en Diputados sobre presupuestos mínimos para la protección de glaciares, que ya lleva tres años y que incluyó un veto presidencial en 2008, se relajó el martes a la noche cuando Filmus logró un acuerdo con el diputado opositor Miguel Bonasso. Ambos legisladores decidieron unificar el texto y presentar un proyecto consensuado, que la Cámara baja se encaminaba a aprobar hasta que el debate terminó en la madrugada del viernes por falta de quórum. Los representantes de las provincias mineras, en especial los de San Juan, reclamaron una prórroga que no les fue concedida, pero aprovecharon el retiro del macrismo para abandonar el recinto y dar por concluido el debate, que ahora continuará luego del receso invernal. “La mayor parte de los diputados del oficialismo acuerdan con este proyecto, pero no queríamos llegar a una posición desunida del bloque”, afirmó Filmus. “Es importante entender que ésta no es una ley sobre minería, sino una ley de medio ambiente”, expresó.

–¿Qué puntos de la ley de glaciares llegaron a ser aprobados?

–Esta semana se votaron los tres primeros artículos, incluyendo el segundo, que define el perímetro protegido. El proyecto original de (la ex legisladora del ARI Marta) Maffei se limitaba a la zona de alta montaña, pero lo que nosotros planteamos es que América latina y la Argentina tienen zonas a nivel del mar por debajo de los cero grado de térmica. El glaciar Perito Moreno, por ejemplo, está a 180 metros de altura, y esto no estaba protegido. A nuestro entender, la definición original de “zona periglaciar” no tenía sentido. Esta cuestión del periglaciar fue la única que quedó en una posición intermedia, incorporando la idea de media montaña.

–¿Cuáles considera que son las debilidades del proyecto que impulsa Miguel Bonasso?

–En primer lugar, aquella propuesta tenía un objetivo limitado. Nosotros, en cambio, especificamos ya en el primer artículo por qué preservamos estas reservas estratégicas: como reservas de agua para el consumo humano, para la agricultura, para la protección de la biodiversidad, como atractivo turístico... También agregamos una cláusula muy importante en el último apartado, estableciendo sesenta días –en lugar de los 180 originales– para que comience el armado del inventario allí donde las mineras ya estén operando. Por último, definimos los glaciares como bienes públicos, agregamos una instancia de participación ciudadana y contemplamos la intervención de la Cancillería en la zona de alta montaña, donde tenemos temas limítrofes pendientes con Chile.

–¿Usted plantea que el otro dictamen era más generalista?

–Exactamente. Nuestro proyecto se trabajó durante todo un año y mejoró varios aspectos sobre la base de una buena ley, que era la de Maffei. Creo que hemos avanzado y discutido con el acuerdo de las partes. Ahora bien: no es que este proyecto enriqueció al de Bonasso, sino que fue un proyecto único acordado sobre los puntos que más pueden proteger nuestros recursos naturales. Lo importante es que a través del diálogo y de la discusión, bajando los decibeles y los gritos, se está yendo hacia un objetivo común.

–La discusión de la ley va a ser retomada por Diputados durante la primera semana de agosto. ¿Qué se discutirá hasta entonces en el interior del bloque oficialista?

–Algunos diputados pidieron quince días más para estudiar el texto, dado que el proyecto por el cual llegamos a un acuerdo se resolvió recién el martes a última hora. Ahora bien, no es cierto que la mayor parte de los diputados disienta con el nuevo dictamen: la mayoría estaba de acuerdo, pero no queríamos llegar al recinto con una posición desunida del bloque. Por ejemplo, el diputado (Carlos) Cejas, vicepresidente de la Comisión de Medio Ambiente, sacó un comunicado diciendo que acuerda totalmente con el nuevo dictamen.

–Bonasso sostiene que la prórroga se relaciona con la necesidad del oficialismo de ganar tiempo para que las legislaturas de las provincias aprueben su propia legislación.

–Si alguna provincia quisiera sacar una ley así, lo podía hacer en un día, o la hubiese sacado hace dos semanas. De hecho, si esta ley que ahora consensuamos se aprobaba esta semana, iba a volver al Senado, que ahora entra en receso, y en donde tenía que discutirse en comisión. O sea que de todas formas hubiera transcurrido un mes.

–El jefe del bloque de diputados del FpV, Agustín Rossi, explicó que, vote lo que se vote, la Presidenta no vetará esta ley. ¿Qué cambió?

–Ahora se contemplan y especifican temas como la autoridad de los Parques Nacionales y las obligaciones del Sector Antártico, que en su momento fueron algunos de los fundamentos de aquel veto. Es importante destacar que Cristina Kirchner, en numerosas ocasiones, dijo que el desarrollo minero de ninguna manera puede implicar el deterioro de los recursos naturales, en particular el del agua. Y esta ley es mucho más protectora.