Entrevista a Ernesto Laclau

ENTREVISTA CON EL FILOSOFO Y POLITOLOGO ERNESTO LACLAU
“Si prevalecen los monopolios,la guerra está perdida”

De visita en Argentina, Laclau se refirió al asunto de Papel Prensa. También elogió el rumbo del Gobierno y analizó el escenario que se plantea para las próximas elecciones presidenciales. Además, habló de la situación actual de América latina.

por Federico Poore
Página/12, 29-08-2010

SAN JUAN - Ernesto Laclau está cansado. Su última semana en San Juan estuvo repartida entre conferencias, reconocimientos y cenas en su honor bien lejos de Londres, donde vive. Por eso, antes de comenzar la entrevista, el autor de La razón populista se desploma en uno de los sillones del lobby del Hotel Provincial. Luego, sí, elogia el rumbo del gobierno de Cristina Fernández, compara el armado del kirchnerismo con el PT de Lula y dice que el modelo argentino es superior al de las “socialdemocracias” de Uruguay y Chile. Se anima, incluso, a hablar de Papel Prensa. “Si prevalecen situaciones monopólicas o conservadoras, la guerra está perdida”, asegura.

–Usted sostuvo que el modelo económico argentino “rompía con el neoliberalismo de los noventa”. ¿Dónde observa estas rupturas?

–En primer lugar, si no hubiese estado este gobierno, con su capacidad de resistencia a los dictados del FMI, estaríamos en pleno ajuste. Gracias a que no lo hubo, el país se ha recuperado rápidamente y la crisis internacional no ha llegado a golpear demasiado. La semana pasada apareció en The Economist un artículo sobre la estrategia económica de Cristina (Kirchner). Ellos reconocen que los índices económicos van muy bien, pero dicen que no es debido a la política económica del Gobierno, sino que sostienen que lo que han tenido los Kirchner es mucha suerte. Esto me hizo acordar a una historia de Napoleón contra los generales austríacos. Los austríacos llevaban a cabo una guerra con ejércitos aristocráticos, con todas las reglas científicas de la forma de combate del siglo XVIII. Luego llegaba Napoleón con sus ejércitos populares, destrozaba las líneas austríacas y ganaba la batalla. Y los generales austríacos decían: “Gana, pero no es científico” (risas).

–¿Cómo describiría el escenario político para las próximas elecciones?

–Hace un año había predicho que si la oposición tuviera un mínimo de sentido común, iría por una fórmula Alfonsín-Binner. Ahora parece que están avanzando en esa dirección. El problema de la oposición es no poder presentar un frente unificado en primera vuelta. Los radicales van a seguir con su alianza con el socialismo, pero el Peronismo Federal no se va a quedar atrás. Va a tener que elegir un candidato y ahí es una bolsa de gatos total. Además, Pino Solanas se va a presentar sí o sí. Entonces con por lo menos tres fuerzas opositoras, la posibilidad de que Kirchner obtenga el 40,1 por ciento de los votos en la primera vuelta y que tenga una distancia de más de diez puntos del candidato que lo siga son bastantes altas. En resumen, tal como va la cosa hasta ahora creo que las chances del kirchnerismo son considerablemente mejores que hace un año.

–Hay quienes sostienen que la postulación presidencial de Solanas podría restarle votos a Néstor Kirchner. ¿Esto es así?

–No, definitivamente no es el mismo electorado. Además, la suya es una política tan zigzagueante y tan oportunista, que la misma gente que lo votó ha tenido un gran desencanto con Pino Solanas.

–¿Hay lugar para algo que esté a la izquierda del kirchnerismo?

–Sí: Martín Sabbatella. Hoy puede ser un polo de construcción para fuerzas de centroizquierda que entren en una alianza para la presidencia, y ser una transversalidad más real que la del pasado.

–¿A qué se refiere al plantear que el kirchnerismo es un significante abierto?

–Es un significante abierto en el sentido de que todo lo que empezó a surgir en el 2003 recién comienza a tomar una cierta imagen. En el 2003 era poca cosa: Kirchner salió elegido candidato por uno de esos movimientos internos casi incomprensibles del peronismo y empezó a fijarse en el imaginario colectivo con una cierta idea de unidad o de acuerdo, dado que tiene que representar un arco bastante amplio de fuerzas. Afortunadamente, su núcleo político es lo suficientemente razonado como para no hacer la ingenuidad de lanzarse a conducir un partido exclusivamente ideológico. La incorporación de las distintas fuerzas que se unieron bajo la denominación de “kirchnerismo” es la misma política que ha hecho Lula en Brasil. El Partido de los Trabajadores es ideológicamente muy limitado, pero cuando llegó al Gobierno tuvo que generar una política basada en la transversalidad con grupos de centroizquierda. Las alianzas son otras, y no necesariamente tienen que competir entre ellas. Además, tienen una excelente presidenta del Banco Central, que esperemos que pueda seguir, y un papel político perfectamente claro.

–¿Por qué dice que la división entre Estado y sociedad civil se está borrando?

–Porque hubo una politización de una cantidad de sectores de la sociedad civil. Hace cuarenta años, si uno pensaba cuáles sectores de la sociedad estaban politizados, tenía que decir: los sindicatos. Pero hoy, junto con los sindicatos hay otro tipo de organizaciones. Después de 2001 empezaron las fábricas recuperadas, los piqueteros, movilizaciones en la sociedad que necesariamente conducen a la ampliación del espectro democrático. Estas organizaciones son cuasiestatales: participan activamente de la esfera política, varían en el tiempo y empujan cada vez más límites. El kirchnerismo se ha favorecido por el desarrollo de esos movimientos.

–Chantal Mouffe sostiene que todo Gobierno construye un “nosotros” y un “ellos”. Usted sostuvo que, en un principio, el kirchnerismo construyó el “ellos” en el menemismo. ¿Cuál sería el actual?

–El poder financiero de las corporaciones, claramente.

–¿Y el caso de los medios de comunicación?

–Los medios están organizados monopólicamente, de forma muy poco democrática. El asunto de Papel Prensa es claro en ese sentido, es un monopolio que a partir de ahora no va a existir. El Congreso podrá imponer algunos obstáculos pero el tema ya quedó planteado. Es un momento de apertura. Me parece que la batalla política tiene que darse en base a una relación distinta respecto a los medios, y si prevalecen situaciones monopólicas o conservadoras, la guerra está perdida.

–Hace un tiempo planteó que el kirchnerismo había encarado una reforma del Estado a partir del avance sobre ciertos aspectos de poder, como el reemplazo de la cúpula militar y la reforma de la Corte Suprema. ¿Cuáles serían los próximos pasos?

–Los pasos ya están dados. El Gobierno ha sancionado la ley de medios y avanzado con la reforma del sistema jubilatorio, eliminando una de las peores formas que prevalecían de los ’90. También ha implementado la asignación universal por hijo, que todavía es poco pero que es un paso importante. El nivel de pobreza del país claramente está bajando.

"Diez años más de redistribución"

EL EX PRESIDENTE NESTOR KIRCHNER CERRO JUNTO A ZELAYA EL FORO DE SAO PAULO
“Se vienen diez años más de redistribución”

por Federico Poore
Página/12, 21-08-2010

El secretario general de la Unasur elogió la gestión de su esposa, Cristina Fernández, dijo que “le dan pena” los diputados de centroizquierda que votan con la derecha y renovó el apoyo a Zelaya porque “siempre vamos a defender a Latinoamérica”.

El secretario ejecutivo de la Unasur, Néstor Kirchner, hizo ayer una encendida defensa de la gestión de su esposa, la presidenta Cristina Fernández, y prometió que en caso de que su espacio siga en el poder “se vienen diez años más de redistribución” del ingreso. En el cierre del Foro de São Paulo que compartió junto al depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, Kirchner llamó a apoyar “responsablemente las medidas redistributivas de este gobierno” y criticó la media sanción de la propuesta opositora de aumento a jubilados. “Estamos en un punto de inflexión: hemos avanzado un diez por ciento del ciento por ciento que tenemos que avanzar. Recién ahora nos dimos cuenta de que se puede ser políticamente incorrecto, transgresor y gobernar la Argentina”, expresó.

“En la etapa que viene, por lo menos la década que viene, tenemos que profundizar fortísimo la distribución del ingreso y recuperar el 50 y 50 entre capital y trabajo”, sostuvo el santacruceño ante un nutrido grupo de militantes del espacio transversal. El ex mandatario aseguró que desde el gobierno del cual forma parte “vamos a seguir tomando medidas redistributivas” y opinó que la situación previsional “está mucho mejor de como estaba antes”.

Cerca del mediodía, el auditorio del Palacio San Miguel se había colmado de representantes del espacio pankirchnerista. Allí llegó el presidente del PJ, acompañado por el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; y los intendentes transversales Francisco “Barba” Gutiérrez (Quilmes) y Mario Secco (Ensenada), así como el titular del Frente Transversal, Edgardo Depetri, el presidente del Frente Grande, Eduardo Sigal, y numerosos delegados regionales que participaban del foro de partidos populares y progresistas de América latina.

Con tono de candidato, Kirchner criticó al Grupo A que logró la media sanción del aumento jubilatorio. En ese marco, lanzó un tiro por elevación a los legisladores de Proyecto Sur que comanda Fernando “Pino” Solanas. Sin nombrarlos, el ex presidente dijo que le “dan pena” los diputados “que se inclinan ante la derecha argentina desde una posición seudoprogresista, diciendo que quieren apoyar un proceso ‘liberador’”. Fue una clara referencia al bloque de Solanas, que esta semana dio quórum para la votación en la que se impuso la iniciativa jubilatoria de la UCR, el PJ disidente, la Coalición Cívica y el PRO. “No sé cómo pueden tener un doble discurso. El día que vean con quién han votado no van a poder mirar ni a sus nietos”, sostuvo.

El ex presidente hizo un breve repaso por las medidas tomadas por el Frente para la Victoria y explicó que en los últimos años aparecieron las mayores resistencias. “A mí me tocó gobernar en una Argentina absolutamente anarquizada. Hubo sectores que tuvieron una actitud mucho menos agresiva”, recordó. En cambio –dijo– “cuando se empezó a debatir la distribución del ingreso, muchos sectores se empezaron a preocupar”.

Para el titular del PJ, la estatización de las jubilaciones fue el primer gran logro de la gestión de su esposa, pero que medidas como ésas “evidentemente generaron una gran reacción”. A tono con la hipótesis de la “profundización del modelo”, el mandatario sostuvo que la asunción de Cristina Fernández fue el inicio de varios “intentos de cerco, de desestabilización, que hoy tienen un sentido claramente corporativo”. Kirchner dijo que en los últimos meses los medios y las corporaciones empezaron a mostrarse cada vez más juntos, como lo muestra el encuentro celebrado en el departamento del CEO de Clarín, Héctor Magnetto. “Los opositores dan pena, tocando el timbre de los medios más concentrados”, expresó.

Luego de insistir sobre la fuerza del “poder mediático”, el ex mandatario le dedicó un párrafo a la ley de medios audiovisuales, “una ley que evidentemente ha puesto muy nerviosos a algunos sectores acostumbrados a hacer lo que ellos quieren”.

“Construir la patria grande”

Kirchner había comenzado su intervención con un saludo al derrocado mandatario Mel Zelaya, a quien le expresó que “los argentinos lo recibimos como un gran presidente y lo acompañamos en la recuperación democrática de Honduras. Es dura la lucha, pero no hay que desmayar”.

El tramo más “regional” del discurso entusiasmó a un grupo de jóvenes militantes del Frente Amplio uruguayo, que fieles al cliché se acercaron mate en mano a escuchar al ex presidente. Más adelante, un dirigente del PRD mexicano agarró su Blackberry y comenzó a filmarse a sí mismo escuchando las palabras del secretario de Unasur.

Kirchner expresó la necesidad de “esbozar acuerdos que permitirán construir la patria grande con la que soñamos”. “Siempre nos van a ver defendiendo los intereses latinoamericanistas”, subrayó. En primera fila lo escuchaba Celso Delgado, el ex embajador de México en Buenos Aires que recibió a Héctor Cámpora en la sede diplomática luego del golpe de 1976. También estaban cerca el secretario del Partido Comunista, Patricio Echegaray, y el secretario de Relaciones con el Parlamento, Oscar González.

“Los argentinos no podemos renunciar a lo que hemos logrado”, aseguró Kirchner, que terminó su exposición con un llamado a reflotar la transversalidad de cara a los comicios del próximo año. “Una Presidenta sola no puede. Hace falta una organización nacional y popular a lo largo y a lo ancho de la Argentina”, sostuvo. Para el actual diputado nacional, en el espacio progresista “no hay discursos uniformes” y quienes apoyen al Gobierno deberán entender “que en la diversidad se puede construir”.

“Lo importante es el aporte concreto, lo que nos lleve a la victoria y a la profundización del modelo”, resumió el ex presidente. Los aplausos desde el llano no se hicieron esperar y los cantitos de los transversales ya se habían unificado en un: “Oooh, Néstor va a volver...”.

"Por una CTA sin sectarismos"

YASKY PRESENTO LA LISTA QUE LO POSTULA A LA REELECCION EN LA CENTRAL SINDICAL
“Por una CTA sin sectarismos”

por Federico Poore
Página/12, 07-08-2010

“No tenemos vergüenza de decir que hay medidas de este gobierno que vamos a defender, porque son parte de nuestra historia de lucha”, dijo el secretario general de la CTA. Hubo críticas a la lista que respalda De Gennaro, aunque sin nombrarlos.

El secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yasky, presentó ayer la lista que lo postula para la reelección al frente de la central el próximo mes y lanzó fuertes advertencias al espacio opositor que impulsa la candidatura del estatal Pablo Micheli. “Queremos una CTA en donde ningún sector, organización o dirigente puedan caer en el error de creerse su dueño patrimonial, porque no creemos en la práctica sectaria ni en el agravio. El enemigo no está entre nosotros”, sostuvo Yasky al cerrar un acto en el teatro ND/Ateneo.

Cuando el titular de la central obrera tomó el micrófono se respiraba en el lugar un verdadero clima de fiesta. “Llegamos a uno de esos días en los que se sintetiza la lucha de todos estos años, llegó la hora de ponernos de pie y definir un camino para la CTA”, anunció el dirigente. Lo aplaudían centenares de militantes de distintas extracciones que coparon el teatro con bombos y banderas.

Yasky explicó que el momento histórico que vive el país “es distinto al de los ’90”. El docente destacó las estatizaciones de las jubilaciones y de Aerolíneas Argentinas y la puesta en marcha de la Asignación Universal por Hijo. “No tenemos vergüenza de decir que hay medidas de este gobierno que vamos a defender, porque son parte de nuestra historia de lucha. Las ganamos luchando”, sostuvo. La aclaración no se hizo esperar. “Esto no nos hace confundir al enemigo. Vamos a pelear cuantas veces haya que pelear para que haya redistribución de la riqueza y democracia sindical”, afirmó el dirigente.

Sus palabras fueron precedidas por la presentación de los candidatos de la Lista 10 en Capital y provincia de Buenos Aires, que en sus discursos enfrentaron de manera más abierta al espacio que responde al dirigente Víctor De Gennaro. “No puedo creer, y lo digo con dolor, que haya algunos compañeros de la otra lista que digan que las cooperativas que están en (el plan) Argentina Trabaja es clientelismo. ¡Eso que se lo dejen a Mirtha Legrand! –exclamó el titular de Suteba, Roberto Baradel–. Nunca se nos ocurrió descalificar a los compañeros con los argumentos de la derecha”, aseguró el candidato a secretario general de la CTA bonaerense. Recibió el aplauso de judiciales, telefónicos y de miembros de la Tupac Amaru.

“Dijeron que a Yasky lo eligieron diez iluminados”, continuó Baradel, en alusión a los dichos de Micheli el sábado pasado en el microestadio de Ferro. “Su candidatura la construimos desde el ’91, así como la de Víctor De Gennaro”, sostuvo el docente, que recordó que “hace más de cuatro años” se decidió que Yasky lideraría la central. “No fueron diez compañeros, sino miles y miles de trabajadores”, respondió.

Uno de los discursos más encendidos fue el del secretario general de ATE Zona Norte, Fabián Alesandrini, que hizo una defensa de la relación que la central mantiene con el Gobierno. “Que nos dejen de joder con kirchneristas sí, kirchneristas no, acá construimos unidad en la diversidad”, aseguró. “Los trabajadores no son boludos, compañeros –lanzó luego Marcelo “Nono” Frondizi–. Mi viejo me decía: ‘Pibe, si La Nación dice una cosa, vos tenés que estar de la otra vereda’. Si nos equivocamos, viene la revancha social del odio de los gorilas”, evaluó.

El resumen de las posturas lo dio el delegado de la Línea E de subtes, Roberto Pianelli, que se incorporó recientemente a la central. “No es lo mismo pelear por un kilo de arroz que por un uno o dos por ciento más. Valorar lo conquistado no significa quedarnos sentados esperando que caigan las mejoras. Queremos ir por más”, sostuvo.

También hablaron el titular de UTE-Ctera, Eduardo López, y el adjunto de la CTA Pedro Wasiejko, quienes junto al secretario gremial Victorio Paulón y el legislador porteño Francisco “Tito” Nenna completaban los cuadros más visibles de la lista.

Micheli disputa la conducción

LANZARON LA CANDIDATURA DEL DIRIGENTE DE ATE COMO SECRETARIO GENERAL DE LA CENTRAL OBRERA
Micheli disputa la conducción de la CTA

por Federico Poore
Página/12, 01-08-2010

El sector que responde a Víctor De Gennaro hizo un acto para mostrar a sus candidatos. “Queremos un país donde los pibes no se mueran de hambre y los viejos no se mueran pobres”, dijo Micheli. Aseguró que con las elecciones “no se rompe la unidad”.

La corriente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que responde a Víctor De Gennaro organizó ayer un plenario en el microestadio de Ferro donde se definieron las candidaturas para las elecciones de septiembre y se anunció la postulación del estatal Pablo Micheli como secretario general de la central sindical. “Vamos a transformar, queremos un país donde los pibes no se mueran de hambre y los viejos no se mueran pobres”, exclamó Micheli, que medirá fuerzas con el actual titular de la CTA, Hugo Yasky.

El encuentro contó con la presencia de las principales voces críticas a la actual conducción de la central obrera y cristalizó la división entre sus dirigentes de acuerdo a su grado de apoyo al gobierno de Cristina Kirchner. Será la primera vez –desde la creación de la CTA en 1992– que dos listas se disputen su conducción. “No es cierto que con esto se rompe la unidad. No es lo mismo la unidad de la cúpula que la unión de la clase”, argumentó Micheli. “Tenemos la convicción en las asambleas, en el conflicto y en la lucha social. En ese campo nos hemos forjado y por ese camino vamos a seguir”, anunció.

En un mediodía fresco y soleado, más de tres mil personas llenaron el microestadio del club de Caballito para escuchar el anuncio de las candidaturas de la Agrupación Germán Abdala, que la próxima semana presentará la Lista 1 para poder participar de las elecciones del 23 de septiembre. Cientos de militantes que llegaron más tarde al punto de encuentro, entre ellos muchas familias, siguieron el acto desde afuera a través de una pantalla gigante.

Uno de los primeros oradores fue el titular de CTA-Provincia de Buenos Aires Hugo “Cachorro” Godoy, que pidió “una central de trabajadores autónoma que se transforme en el proyecto de liberación de la Patria Grande”. “Somos los trabajadores los que generamos la riqueza y tenemos el derecho y la obligación de decidir cómo se distribuye”, expresó Godoy entre aplausos.

La presencia en el escenario de varios legisladores de centroizquierda no K puso de relieve el perfil opositor del cónclave. Los diputados de Proyecto Sur Claudio Lozano, Liliana Parada y Fabio Basteiro, entre otros, se mostraron junto a Micheli y De Gennaro y aplaudieron los discursos de los candidatos ubicados delante de una bandera azul con el eslogan “Vamos por más”.

“Vamos a construir la CTA de los cinco millones de afiliados que ponga en jaque a este modelo económico”, aseguró Carlos Chile, referente del Movimiento Territorial de Liberación (MTL) y candidato a secretario General por Capital Federal. El postulante por Formosa Abelardo Pereyra encendió los ánimos del público al apuntar contra la actual conducción de la central: “Parece que el poder los encegueció, entendieron que era mejor estar con los poderosos que con los trabajadores. No tienen lealtad ni dignidad”, disparó, mientras en el llano explotaba el cantito: “CTA de los trabajadores, / ni de los gobiernos / ni de los patrones”.

Uno a uno se fueron sucediendo los discursos de los candidatos de cada distrito, mientras los responsables de los grupos repartían sándwiches y agua mineral entre los asistentes. En la entrada al estadio, frente a la pantalla gigante, una decena de militantes improvisaba una versión con vientos y batucadas del hit cumbiero “El bombón asesino”.

El postulante adjunto Ricardo Peidró, actual secretario de Derechos Humanos de la central obrera, dijo que el 23 de septiembre –cuando un millón y medio de afiliados pongan en juego más de 16 mil cargos– va a darse “una batalla importante y fundamental para el futuro de la central”. El dirigente marplatense José Rigane fue más allá: “Nos jugamos el futuro de la clase obrera. Vamos a no delegar, para construir poder propio”, expresó Rigane, mientras lo aplaudían cientos de estatales con chalecos verdes.

Mientras los más chicos correteaban por los pasillos del club, Micheli retomó la palabra para expresar sus diferencias con la lista de Yasky. “Nosotros hemos recorrido el país. No es lo mismo definir una candidatura entre cuatro paredes, con diez iluminados, a que la decidamos en conjunto –sostuvo el titular de ATE–. Este es tiempo del debate de ideas. Creamos esta central con voto directo y secreto para que nuestros trabajadores diriman masivamente las cuestiones que los dirigentes a veces no podemos saldar”, explicó.

El candidato de la Lista 1, que hace unos meses sobrevivió a una enfermedad que lo mantuvo en terapia intensiva durante tres meses, le hizo un guiño a De Gennaro, quien en septiembre abandonará su puesto en la Secretaría de Relaciones Institucionales para dedicarse de lleno a la construcción de un instrumento electoral. “Ser secretario general de la CTA es lo más grande a lo que puedo aspirar como militante –dijo Micheli–. Alguien me preguntó: ‘¿No te gustaría ser presidente?’ No, mi mayor sueño es éste: ser secretario general. Pero porque además ya tengo a mi candidato a presidente”, expresó, antes de pedir una ovación para De Gennaro. El dirigente, fuera de micrófono, le aclaró entre risas: “Presidente, no sé”.

Para ese entonces, varios grupos del interior del país ya habían enfilado hacia la salida. Algunos de ellos tenían hasta dos días de viaje de vuelta, en micro, a sus hogares. Sin más tiempo para subir gente al escenario, Micheli apuró la mención de algunos de los dirigentes que lo acompañarán en las listas –entre ellos, el gastronómico Daniel Jorajuría y el secretario de Medios de la CTA, Juan Carlos Giuliani– y cerró el acto con una recomendación: “A gozar del hecho de ir a elecciones, pero con responsabilidad”, advirtió Micheli, que pidió que no quede “ningún rincón de la patria que dejemos de recorrer ni una sola mesa que dejemos de fiscalizar”.