Micheli disputa la conducción

LANZARON LA CANDIDATURA DEL DIRIGENTE DE ATE COMO SECRETARIO GENERAL DE LA CENTRAL OBRERA
Micheli disputa la conducción de la CTA

por Federico Poore
Página/12, 01-08-2010

El sector que responde a Víctor De Gennaro hizo un acto para mostrar a sus candidatos. “Queremos un país donde los pibes no se mueran de hambre y los viejos no se mueran pobres”, dijo Micheli. Aseguró que con las elecciones “no se rompe la unidad”.

La corriente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que responde a Víctor De Gennaro organizó ayer un plenario en el microestadio de Ferro donde se definieron las candidaturas para las elecciones de septiembre y se anunció la postulación del estatal Pablo Micheli como secretario general de la central sindical. “Vamos a transformar, queremos un país donde los pibes no se mueran de hambre y los viejos no se mueran pobres”, exclamó Micheli, que medirá fuerzas con el actual titular de la CTA, Hugo Yasky.

El encuentro contó con la presencia de las principales voces críticas a la actual conducción de la central obrera y cristalizó la división entre sus dirigentes de acuerdo a su grado de apoyo al gobierno de Cristina Kirchner. Será la primera vez –desde la creación de la CTA en 1992– que dos listas se disputen su conducción. “No es cierto que con esto se rompe la unidad. No es lo mismo la unidad de la cúpula que la unión de la clase”, argumentó Micheli. “Tenemos la convicción en las asambleas, en el conflicto y en la lucha social. En ese campo nos hemos forjado y por ese camino vamos a seguir”, anunció.

En un mediodía fresco y soleado, más de tres mil personas llenaron el microestadio del club de Caballito para escuchar el anuncio de las candidaturas de la Agrupación Germán Abdala, que la próxima semana presentará la Lista 1 para poder participar de las elecciones del 23 de septiembre. Cientos de militantes que llegaron más tarde al punto de encuentro, entre ellos muchas familias, siguieron el acto desde afuera a través de una pantalla gigante.

Uno de los primeros oradores fue el titular de CTA-Provincia de Buenos Aires Hugo “Cachorro” Godoy, que pidió “una central de trabajadores autónoma que se transforme en el proyecto de liberación de la Patria Grande”. “Somos los trabajadores los que generamos la riqueza y tenemos el derecho y la obligación de decidir cómo se distribuye”, expresó Godoy entre aplausos.

La presencia en el escenario de varios legisladores de centroizquierda no K puso de relieve el perfil opositor del cónclave. Los diputados de Proyecto Sur Claudio Lozano, Liliana Parada y Fabio Basteiro, entre otros, se mostraron junto a Micheli y De Gennaro y aplaudieron los discursos de los candidatos ubicados delante de una bandera azul con el eslogan “Vamos por más”.

“Vamos a construir la CTA de los cinco millones de afiliados que ponga en jaque a este modelo económico”, aseguró Carlos Chile, referente del Movimiento Territorial de Liberación (MTL) y candidato a secretario General por Capital Federal. El postulante por Formosa Abelardo Pereyra encendió los ánimos del público al apuntar contra la actual conducción de la central: “Parece que el poder los encegueció, entendieron que era mejor estar con los poderosos que con los trabajadores. No tienen lealtad ni dignidad”, disparó, mientras en el llano explotaba el cantito: “CTA de los trabajadores, / ni de los gobiernos / ni de los patrones”.

Uno a uno se fueron sucediendo los discursos de los candidatos de cada distrito, mientras los responsables de los grupos repartían sándwiches y agua mineral entre los asistentes. En la entrada al estadio, frente a la pantalla gigante, una decena de militantes improvisaba una versión con vientos y batucadas del hit cumbiero “El bombón asesino”.

El postulante adjunto Ricardo Peidró, actual secretario de Derechos Humanos de la central obrera, dijo que el 23 de septiembre –cuando un millón y medio de afiliados pongan en juego más de 16 mil cargos– va a darse “una batalla importante y fundamental para el futuro de la central”. El dirigente marplatense José Rigane fue más allá: “Nos jugamos el futuro de la clase obrera. Vamos a no delegar, para construir poder propio”, expresó Rigane, mientras lo aplaudían cientos de estatales con chalecos verdes.

Mientras los más chicos correteaban por los pasillos del club, Micheli retomó la palabra para expresar sus diferencias con la lista de Yasky. “Nosotros hemos recorrido el país. No es lo mismo definir una candidatura entre cuatro paredes, con diez iluminados, a que la decidamos en conjunto –sostuvo el titular de ATE–. Este es tiempo del debate de ideas. Creamos esta central con voto directo y secreto para que nuestros trabajadores diriman masivamente las cuestiones que los dirigentes a veces no podemos saldar”, explicó.

El candidato de la Lista 1, que hace unos meses sobrevivió a una enfermedad que lo mantuvo en terapia intensiva durante tres meses, le hizo un guiño a De Gennaro, quien en septiembre abandonará su puesto en la Secretaría de Relaciones Institucionales para dedicarse de lleno a la construcción de un instrumento electoral. “Ser secretario general de la CTA es lo más grande a lo que puedo aspirar como militante –dijo Micheli–. Alguien me preguntó: ‘¿No te gustaría ser presidente?’ No, mi mayor sueño es éste: ser secretario general. Pero porque además ya tengo a mi candidato a presidente”, expresó, antes de pedir una ovación para De Gennaro. El dirigente, fuera de micrófono, le aclaró entre risas: “Presidente, no sé”.

Para ese entonces, varios grupos del interior del país ya habían enfilado hacia la salida. Algunos de ellos tenían hasta dos días de viaje de vuelta, en micro, a sus hogares. Sin más tiempo para subir gente al escenario, Micheli apuró la mención de algunos de los dirigentes que lo acompañarán en las listas –entre ellos, el gastronómico Daniel Jorajuría y el secretario de Medios de la CTA, Juan Carlos Giuliani– y cerró el acto con una recomendación: “A gozar del hecho de ir a elecciones, pero con responsabilidad”, advirtió Micheli, que pidió que no quede “ningún rincón de la patria que dejemos de recorrer ni una sola mesa que dejemos de fiscalizar”.