Entrevista a Gabriel Mariotto

GABRIEL MARIOTTO, TITULAR DE LA AUTORIDAD FEDERAL DE SERVICIOS DE COMUNICACION AUDIOVISUAL
"Ahora se exponen a un juicio político"

por Federico Poore
Página/12, 10-01-2011

Gabriel Mariotto acaba de cerrar un año agitado. Más descansado, el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) se muestra optimista sobre el futuro de la ley de medios audiovisuales y asegura que al Grupo Clarín se le está volviendo cada vez más difícil encontrar “un juez que dicte lo que le piden”. En diálogo con Página/12, Mariotto rehúye a las discusiones sobre candidaturas y acepta con modestia su lugar de funcionario. “No cumplo etapas, soy un militante de la causa”, dispara.

–A comienzos de 2011, ¿cuál es el estado de la ley de medios?

–La ley está aplicándose, luego hay quienes la transgreden. Resta solamente una instancia judicial, el artículo 161, que marca el plazo que tienen para ajustarse a derecho aquellos que tienen más medios de los que la ley permite, por un amparo que rige solamente para el Grupo Clarín. Después de haber dado vuelta por la Corte Suprema, la causa volvió al juez de primera instancia (Edmundo) Carbone. Nuestra estrategia judicial va a ser la misma de siempre. Presentarnos, apelar y sostener que el texto de la norma es profundamente constitucional, como dijo la Corte. Para todos los demás medios, el plazo para adecuarse a derecho se cumple en agosto de 2011, un año después de la reglamentación. La ley se votó en 2009: ¿cuánto tiempo necesita Clarín para ajustarse a la norma? Ahora, salvo el 161, el resto de los artículos rige para todos los medios. Aquel que los incumpla viola la ley.

–¿Qué sucede con la actualización de la grilla televisiva?

–Cablevisión sigue incumpliendo la resolución, pero ya pasó el momento en el que se le permitía trasgredir la ley sin sanciones, por lo cual ya está en marcha un proceso administrativo y han recibido cartas documento. Dos cámaras, la de Bahía Blanca y la de Mar del Plata, le han dicho que se ajuste a derecho. Seguramente el Grupo Clarín está esperando la feria judicial para encontrar algún juez que le dé otra medida cautelar para usar como escudo, pero el fallo de la Justicia fue a favor de la ley. Si ahora Clarín encuentra a un juez que dicte lo que piden, va a ser en contra de las Cámaras federales y se expone a un juicio político.

–En retrospectiva, ¿por qué cree que ha sido tan difícil poner en marcha una ley votada por amplias mayorías legislativas?

–La norma tuvo reparos producto de medidas cautelares que los jueces han dictado a pedido de los grupos monopólicos. Estos grupos estaban absolutamente convencidos de que era imposible transitar un camino de pluralismo hasta que la Presidenta tuvo el coraje cívico de dar este debate. Ese debate se ha ganado. Hoy, mientras se está aplicando la ley, en la mesa familiar se discuten los temas de medios, hay mucha participación, hemos avanzado. No se puede entender la política como un hecho aislado cuando se cuestionan los poderes o se amplían los derechos. La democratización de las voces está enmarcada dentro de una batalla cultural.

–¿Por qué cree que la oposición aún no nombró a sus representantes en el directorio de Radio y Televisión del Estado (RTA) o en el Consejo Federal?

–La oposición ha quedado reducida a los intereses de Clarín. Como solamente tiene posibilidades a partir de los espacios y del tratamiento que le da el grupo monopólico, no hace nada que al grupo no le convenga y resigna su voz para quedar bien con (Héctor) Magnetto.

–¿Está pensando en integrar la fórmula junto a Daniel Scioli para gobernar la provincia de Buenos Aires?

–Son miradas externas de la construcción política. El puesto de vicegobernador de la provincia, así como aquellos de los distintos espacios en las próximas listas, los tendrá que proponer el espacio nacional. Seguramente, cuando vean los candidatos –los cuatro, cinco o seis compañeros que pueden ir– alguno me incluirá.

–¿Qué va a suceder en Lomas de Zamora, su distrito?

–Estamos esperando que la Presidenta designe la ingeniería electoral en los distintos distritos. No hay ciudad ni provincia que se pueda analizar sin su inclusión en el proyecto nacional que transformó el país y que les dio las obras a las ciudades. Vamos a esperar la decisión de la Presidenta y, a partir de ahí, todos vamos a colaborar para alcanzar un triunfo en primera vuelta.

–¿Cree que ya cumplió un ciclo al frente de Afsca?

–No, yo soy un militante de la causa y como tal estoy muy honrado con la responsabilidad que me dio la Presidenta de ser el titular de la Autoridad y de haber sido el último interventor del Comfer. Mi objetivo es conseguir que la lucha de todo este tiempo pueda plasmarse en la vida cotidiana de los argentinos. No cumplo etapas, soy un militante 24 por 7.