"Diez años más de redistribución"

EL EX PRESIDENTE NESTOR KIRCHNER CERRO JUNTO A ZELAYA EL FORO DE SAO PAULO
“Se vienen diez años más de redistribución”

por Federico Poore
Página/12, 21-08-2010

El secretario general de la Unasur elogió la gestión de su esposa, Cristina Fernández, dijo que “le dan pena” los diputados de centroizquierda que votan con la derecha y renovó el apoyo a Zelaya porque “siempre vamos a defender a Latinoamérica”.

El secretario ejecutivo de la Unasur, Néstor Kirchner, hizo ayer una encendida defensa de la gestión de su esposa, la presidenta Cristina Fernández, y prometió que en caso de que su espacio siga en el poder “se vienen diez años más de redistribución” del ingreso. En el cierre del Foro de São Paulo que compartió junto al depuesto mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, Kirchner llamó a apoyar “responsablemente las medidas redistributivas de este gobierno” y criticó la media sanción de la propuesta opositora de aumento a jubilados. “Estamos en un punto de inflexión: hemos avanzado un diez por ciento del ciento por ciento que tenemos que avanzar. Recién ahora nos dimos cuenta de que se puede ser políticamente incorrecto, transgresor y gobernar la Argentina”, expresó.

“En la etapa que viene, por lo menos la década que viene, tenemos que profundizar fortísimo la distribución del ingreso y recuperar el 50 y 50 entre capital y trabajo”, sostuvo el santacruceño ante un nutrido grupo de militantes del espacio transversal. El ex mandatario aseguró que desde el gobierno del cual forma parte “vamos a seguir tomando medidas redistributivas” y opinó que la situación previsional “está mucho mejor de como estaba antes”.

Cerca del mediodía, el auditorio del Palacio San Miguel se había colmado de representantes del espacio pankirchnerista. Allí llegó el presidente del PJ, acompañado por el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; y los intendentes transversales Francisco “Barba” Gutiérrez (Quilmes) y Mario Secco (Ensenada), así como el titular del Frente Transversal, Edgardo Depetri, el presidente del Frente Grande, Eduardo Sigal, y numerosos delegados regionales que participaban del foro de partidos populares y progresistas de América latina.

Con tono de candidato, Kirchner criticó al Grupo A que logró la media sanción del aumento jubilatorio. En ese marco, lanzó un tiro por elevación a los legisladores de Proyecto Sur que comanda Fernando “Pino” Solanas. Sin nombrarlos, el ex presidente dijo que le “dan pena” los diputados “que se inclinan ante la derecha argentina desde una posición seudoprogresista, diciendo que quieren apoyar un proceso ‘liberador’”. Fue una clara referencia al bloque de Solanas, que esta semana dio quórum para la votación en la que se impuso la iniciativa jubilatoria de la UCR, el PJ disidente, la Coalición Cívica y el PRO. “No sé cómo pueden tener un doble discurso. El día que vean con quién han votado no van a poder mirar ni a sus nietos”, sostuvo.

El ex presidente hizo un breve repaso por las medidas tomadas por el Frente para la Victoria y explicó que en los últimos años aparecieron las mayores resistencias. “A mí me tocó gobernar en una Argentina absolutamente anarquizada. Hubo sectores que tuvieron una actitud mucho menos agresiva”, recordó. En cambio –dijo– “cuando se empezó a debatir la distribución del ingreso, muchos sectores se empezaron a preocupar”.

Para el titular del PJ, la estatización de las jubilaciones fue el primer gran logro de la gestión de su esposa, pero que medidas como ésas “evidentemente generaron una gran reacción”. A tono con la hipótesis de la “profundización del modelo”, el mandatario sostuvo que la asunción de Cristina Fernández fue el inicio de varios “intentos de cerco, de desestabilización, que hoy tienen un sentido claramente corporativo”. Kirchner dijo que en los últimos meses los medios y las corporaciones empezaron a mostrarse cada vez más juntos, como lo muestra el encuentro celebrado en el departamento del CEO de Clarín, Héctor Magnetto. “Los opositores dan pena, tocando el timbre de los medios más concentrados”, expresó.

Luego de insistir sobre la fuerza del “poder mediático”, el ex mandatario le dedicó un párrafo a la ley de medios audiovisuales, “una ley que evidentemente ha puesto muy nerviosos a algunos sectores acostumbrados a hacer lo que ellos quieren”.

“Construir la patria grande”

Kirchner había comenzado su intervención con un saludo al derrocado mandatario Mel Zelaya, a quien le expresó que “los argentinos lo recibimos como un gran presidente y lo acompañamos en la recuperación democrática de Honduras. Es dura la lucha, pero no hay que desmayar”.

El tramo más “regional” del discurso entusiasmó a un grupo de jóvenes militantes del Frente Amplio uruguayo, que fieles al cliché se acercaron mate en mano a escuchar al ex presidente. Más adelante, un dirigente del PRD mexicano agarró su Blackberry y comenzó a filmarse a sí mismo escuchando las palabras del secretario de Unasur.

Kirchner expresó la necesidad de “esbozar acuerdos que permitirán construir la patria grande con la que soñamos”. “Siempre nos van a ver defendiendo los intereses latinoamericanistas”, subrayó. En primera fila lo escuchaba Celso Delgado, el ex embajador de México en Buenos Aires que recibió a Héctor Cámpora en la sede diplomática luego del golpe de 1976. También estaban cerca el secretario del Partido Comunista, Patricio Echegaray, y el secretario de Relaciones con el Parlamento, Oscar González.

“Los argentinos no podemos renunciar a lo que hemos logrado”, aseguró Kirchner, que terminó su exposición con un llamado a reflotar la transversalidad de cara a los comicios del próximo año. “Una Presidenta sola no puede. Hace falta una organización nacional y popular a lo largo y a lo ancho de la Argentina”, sostuvo. Para el actual diputado nacional, en el espacio progresista “no hay discursos uniformes” y quienes apoyen al Gobierno deberán entender “que en la diversidad se puede construir”.

“Lo importante es el aporte concreto, lo que nos lleve a la victoria y a la profundización del modelo”, resumió el ex presidente. Los aplausos desde el llano no se hicieron esperar y los cantitos de los transversales ya se habían unificado en un: “Oooh, Néstor va a volver...”.