Entrevista a Martín Sabbatella

"Un testaferro violaría el espíritu de la ley"
El presidente de la Afsca analiza cómo será el nuevo mapa de medios tras la adecuación de los grandes grupos.

por Federico Poore
Debate, noviembre 2012

Un enjambre. Así es, por estos días, el sexto piso de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca). Prenseros que van y vienen, teléfonos que suenan varias veces y una lista interminable de personas que esperan para hablar con Martín Sabbatella, que en sus primeras semanas al frente del organismo mantuvo decenas de reuniones con dueños de canales, radios y cooperativas, representantes de cámaras empresarias, invitados internacionales y, por supuesto, la prensa.
“Todas las voces, todas”, dice Sabbatella entre risas, mientras recibe a Debate en su despacho durante un breve momento de calma. El presidente de la Afsca admite que en el corto plazo se está encargando de seguir de cerca la desinversión de los grupos excedidos y que “a mediano y largo plazo” se irán dando las demás misiones que establece la norma.

¿Qué debería pasar en diciembre?
El 7 de diciembre es la fecha tope que estableció la Corte para que todos los grupos presenten su plan de adecuación. Para la Corte, las cautelares deben tener un límite porque si no, terminan resolviendo la cuestión de fondo a favor de quien las presenta. Además, fue muy clara cuando dijo que no había ningún riesgo en torno al derecho a la información.

Pero, ¿qué implica, concretamente?
Que antes del 7 de diciembre todos los grupos económicos que superen los topes que la ley plantea -35 por ciento del mercado, 10 licencias de aire o 24 sistemas de cable- tienen que presentar un plan en Afsca.

¿En cuánto se excede Clarín de lo que indica la ley?
Según nuestras estimaciones, sujetas a revisión, Clarín tiene 266 licencias. Es el que más excede la Ley y el único que ha expresado la voluntad de no cumplirla. Pero unos veinte grupos están por encima del tope.

En las últimas semanas, mantuvo encuentros con distintos dueños de medios. ¿Qué se habló en esas reuniones?
A todos se les planteó lo mismo: que tenían hasta diciembre para presentar su plan. Algunos ya lo hicieron, otros lo están por hacer. Uno ya inició el proceso de transferencia. Todos contestaron los requerimientos y expresaron su voluntad de hacerlo. Y no quiere decir que tengamos de otra. Pero lo que queda claro es que la ley es pareja para todos.

Algunos comunicadores dicen que las licencias que Clarín debe vender van a terminar en manos de grupos afines al Gobierno.
Es un relato falso del grupo que no quiere cumplir con la ley. No se trata de si los grupos oficialistas esto o si los grupos opositores aquello. En Afsca no les preguntamos por la posición política: lo que miramos es si tienen más licencias de lo que la ley permite. Lo que pasa es que a ese grupo le cuesta buscar apoyos diciendo la verdad: que lo que quiere es sostener una situación de privilegio.

¿Cómo se puede llevar adelante esta venta de licencias? ¿Cuál es el límite entre el desmembrarse en sociedades y la aparición, lisa y llana, de testaferros?
Un testaferro viola el espíritu de la ley. Si un grupo es más grande de lo que la ley prevé, puede dividirse y transferir sus licencias, pero estas desvinculaciones tienen que ser serias. Dos socios pueden separarse y cada uno quedarse con una parte, pero no pueden funcionar como grupo. Deben tener su propio estudio, su propio móvil, sus propios técnicos... La separación deberá ser real y habrá que ver el origen del dinero, entre otras cuestiones. La ley no busca que algo deje de existir sino que aquello que existe no esté concentrado en un solo titular. Para que estemos todos hace falta que haya pequeños, medianos, grandes, pero no un gigante come-todo.

Los grupos en infracción dicen que la aplicación de la ley provocará despidos.
La ley no sólo tiene un profundo compromiso con la defensa de las fuentes de trabajo, sino que además potencia y amplía las opciones laborales.

¿De qué manera?
Habrá nuevas emisoras. Si antes un gigante tenía un solo móvil para todo, ahora se va a dividir en cuatro, cinco o seis, y cada uno deberá tener su propia estructura. La aplicación real de la ley defiende y multiplica las fuentes de trabajo.

El gerente de Comunicaciones del Grupo Clarín, Martín Etchevers, dijo que la empresa no va a presentar un plan de adecuación antes del 7 de diciembre.
¿Por qué alguien cree que tiene el privilegio de no cumplir con la ley? Determinados sectores corporativos de la Argentina siempre se creyeron por encima de la ley y la democracia. No están acostumbrados a competir en el mercado de la comunicación con reglas parejas para todos.

¿Qué hará el Gobierno si Clarín no presenta un plan?
Actuar de oficio. ¿Qué implica esto? Hacer cumplir la ley garantizando el servicio y los trabajos. Si sos titular de quince licencias de aire y podés tener diez, presentás tu plan antes de diciembre aclarando “me voy a desprender de estas cinco licencias”, Afsca lo aprueba y tenés un plazo de ejecución para hacerlo. Si no, Afsca seleccionará las cinco licencias que considera que tenés de más y las pondrá en concurso. El ciudadano va a tener el mismo universo para elegir. Sólo cambian los titulares.

Según la resolución 297/2010, Afsca otorgaba treinta días a los licenciatarios para presentar sus condiciones de adecuación. ¿Ese plazo está vencido?
Están todos los plazos vencidos. La ley tiene tres años y esos plazos se fueron venciendo.

El argumento de Clarín es que, al estar protegidos por una cautelar, el año de adecuación recién comienza a correr el 7 de diciembre.
No es así.

La ley persigue dos objetivos. Por un lado, un efecto antimonopólico; por el otro, la aparición de nuevas voces. En julio se suspendió la licitación para nuevos canales de televisión por defectos en la elaboración del plan técnico. ¿Qué va a pasar con eso?
Ese concurso tuvo algunas fallas técnicas. Habrá que aprender de lo que se hizo y corregirlo, pero la idea es avanzar, tanto con los concursos comerciales como con aquéllos para los sectores sin fines de lucro.

¿Hay una nueva fecha?
No la hemos establecido aún. En Afsca tenemos un plan de cortísimo plazo que tiene que ver con lo que ha establecido la Corte y otro a mediano y largo plazo relacionado con todas las misiones que la ley nos da en relación a contenidos, nuevas emisoras y el cumplimiento del 33 por ciento para los sin fines de lucro. Las cosas no empiezan cuando uno llega ni terminan cuando uno se va...

La norma marca una serie de obligaciones -cuotas de producción, por ejemplo- que les cuesta cumplir a los licenciatarios del interior. ¿Qué pasa con la sustentabilidad de estos medios?
El Incaa y el Ministerio de Planificación han tomado medidas de fomento. Se acordaron créditos con el Banco Nación para acompañar los primeros pasos de las emisoras y ayudarlas a cumplir con estas cuotas. Habrá que pensar mejores herramientas, pero las que se han puesto fueron importantes.

¿Cómo se imagina el mapa de medios argentinos de acá a tres años?
Tiene que reflejar lo plural y multicolor de la comunicación, emerger lo diverso. Hablo de nuevos emprendimientos privados y una articulación entre herramientas privadas, públicas y sin fines de lucro. Se habla de “desinversión”, pero la adecuación va a generar más inversión, porque la división de ese gigante va a permitir el crecimiento del resto.