The high-profile espionage scandal hitting close to the Macri administration

por Federico Poore
The Essential, 21-03-2019

With seven months to go before the presidential elections, a high-profile espionage scandal is hitting close to the heart of Mauricio Macri’s administration. The revelations of the recently disclosed “D’Alessio case” are circling around key government officials and the presidential overreaction
has only cast more doubts about its role.

For long, allies and supporters of former president Cristina Kirchner have alleged that the corruption cases she faces at the courts are politically motivated. Even if the notebooks scandal known as “causa Cuadernos” — which made international headlines in August when a series of photocopied notebooks detailing alleged bribes and kickbacks were handed to reporters at La Nación newspaper — is real, could it be that those accused seeking plea bargains are trying to place the blame onto all-too-convenient enemies?

Here’s a short summary of what we know so far:

• On February 8, journalist Horacio Verbitsky revealed that a farm producer named Pedro Etchebest was accusing Marcelo D’Alessio, an alleged security expert, of blackmailing him. According to the investigation, D’Alessio told Etchebest he was acting on behalf of federal prosecutor Carlos Stornelli and demanded US$300.000 in exchange for protection in the “causa Cuadernos,” a case into widespread graft during the Kirchnerite era led by Stornelli.

• Etchebest taped each of his meetings with D’Alessio — who presented himself as a law yer even though he did not have a license — and recorded calls in which the man threat ened him while boasting about his contacts with Stornelli, Clarín veteran reporter Daniel Santoro, Security Minister Patricia Bullrich and even several of the United States three-letter agencies, a claim that the US later denied.

• The extortion case was assigned to Judge Alejo Ramos Padilla, from the Buenos Aires province district of Dolores, who ordered D’Alessio’s arrest and called on experts to examine the contents of his cell phone and computer. Stornelli refused to hand in his cell phone to be analysed and did not show up for questioning.

• Two ex-federal police officers named Ricardo Bogoliuk and Aníbal Degastaldi were also arrested in connection with D’Alessio’s blackmailing operations. Bogoliuk, a commissioner who was discharged from the force in 1999 for participating in highway robberies, served in the Federal Intelligence Agency (AFI) in 2017, after Macri took office. D’Alessio, who is now remanded in custody, said he had been following orders from Bo goliuk. As the scandal grew, it was revealed that other people were also blackmailed by D’Alessio and Bullrich acknowledged he met with D’Alessio at least once at the Security Ministry’s headquarters.

• Last week, after a request from opposition leaders, Ramos Padilla appeared before Congress and detailed what he said was a broad system of “illegal espionage” in Argentina comprised by intelligence service members, the Judiciary, government officials and media outlets with the aim of extorting business owners. During the course of the investigation, the judge said, he found that D’Alessio had carried out “intelligence operations” to force people to confess to crimes or implicate others. In an attempt to delegitimize the session, lawmakers from the ruling Cambiemos coalition did not show up.

• Expert reports by the Coast Guard said D’Alessio had access to privileged information in the Cuadernos case and that he knew the contents of an appeals court ruling six days before it was issued.

Macri’s reaction to the scandal was, at least, surprising. On Friday, his Justice Minister Germán Garavano announced he would open up proceedings in the Magistrates’ Council — the body in charge of appointing and disciplining judges — to remove Ramos Padilla, arguing that his appearance before Congress violated the confidentiality of individuals involved in the case. “He’s not an impartial judge. I hope that the Magistrates’ Council, taking into account the evidence (against him), discusses his removal”, Macri said in an interview.

Human Rights Watch (HRW) blasted the move. “The request to investigate a judge who is looking into allegations of surveillance and extortion that could implicate government allies undermines judicial independence,” the organization said in a statement Tuesday. “Any judge can be investigated with good cause, but the government has not provided any convincing reason to investigate Ramos Padilla,” added José Miguel Vivanco, the HRW Americas director.

That same day, the Supreme Court ordered more resources be given to Ramos Padilla to help him carry out the high-profile investigation, a move seen as a message to the Macri government.

The plot thickens

But the credibility of the accusations is also being questioned. Etchebest, the alleged victim, ackowledged to La Nación he had shared offices with Bogoliuk and Degastaldi — the very people that allegedly ordered D’Alessio to extort him — and the newspaper believes “there are too many loose ends” in his story. Meanwhile, respected journalist Hugo Alconada Mon portrayed D’Alessio as a man who has been extorting on his own account, boasting about his (fake) contacts with the AFIP tax bureau and with Colombian drug-dealers in order to sell himself as a “fixer.” Maybe Stornelli was unaware of the extortion being made on his behalf.

Be as it may, at the core of this scandal lies the fact that a judge from Buenos Aires province is unveiling an illegal espionage ring. “The important thing is that Ramos Padilla is messing with an issue he is not supposed to mess with,” said influential political commentator Carlos Pagni in a much-discussed editorial. “He is exposing the intelligence underworld that has been contaminating the Argentine courts, a scheme that involves legal and illegal intelligence networks and the federal courts. Ramos Padilla is nosing around this issue and it appears to be the reason why the government wants him removed.”

At different ends of the political spectrum, both Verbitsky and Pagni said D’Alessio even had intelligence reports on Buenos Aires province governor María Eugenia Vidal, with Pagni suggesting this could be a case of Cambiemos officials “spying on each other.”

From the point of view of Argentine institutionality, two opposing risks lie ahead. Macri’s government could succeed in removing Ramos Padilla and gain control of the investigation, undermining judicial independence. As well as that, the entire Cuadernos case could be thrown out as a result of the alleged extortion methods used to obtain confessions from businessmen.

Entrevista a Daniel Pelegrina

"El próximo gobierno va a tener que hablar más de producción y menos de finanzas"

por Federico Poore
Buenos Aires Times, 16-03-2019


¿Qué resultados concretos se llevó de la gira argentina por India y Vietnam?
Fue positiva en muchos aspectos. Para poder exportar tenemos que tener relaciones con todo el mundo y buscar la apertura de nuevos mercados, la eliminación de barreras (arancelarias)... Eso se está haciendo bien y lo estamos apoyando. También fue positivo el contacto con productores agropecuarios y empresas agroindustriales (de India y Vietnam), así que fue positivo el contacto con ellos. Al ser una entidad de representantes, no tenemos para comerciar en estas ruedas business-to-business, pero habían trabajado bien desde la Cancillería y tuvimos reuniones con contrapartes institucionales. Entonces, por ejemplo, nos juntamos con think-tanks de la India y con gente vinculada a la producción animal en Vietnam. En fin, observamos oportunidades concretas de exportación de carnes, de aves y de leche.

Entiendo que en Vietnam se interesaron por pomelos, mandarinas y naranjas argentina. ¿Se habló algo de carne?
Vietnam es un importante importador de carne argentina y hace de puerta de entrada a Asia, aunque no siempre por canales formales. Es un país de 100 millones de habitantes y puede ser la puerta de entrada a otros países de Asia.

En su presupuesto 2019, para alcanzar el déficit cero, el gobierno previó una ambiciosa meta de aumento de exportaciones del 20,9 por ciento. ¿Cree que esto es posible?
No sé exactamente cuánto de eso se explicaría por la producción ganadera. Sí puedo decirte que si el clima acompaña este año vamos a tener una cosecha más importante que la de 2018. Este año están aumentando las exportaciones de carne, de lácteos y de los productos de las economías regionales. Comparado con el año pasado, donde por la sequía nos “faltaron” 20 millones de toneladas de cosecha, seguramente vamos a tener números grandes.

En febrero mantuvo una reunión con Roberto Cardarelli, encargado del caso argentino en el Fondo Monetario Internacional, en la que planteó su oposición al aumento en las retenciones anunciado el año pasado. Si bien el FMI reiteró en ese entonces su visión de que las retenciones eran un mal impuesto, ¿este planteo quedó en algo más?
No, el objetivo de la reunión fue simplemente contarle nuestra perspectiva sobre la visión del país. Desde esa perspectiva, hablamos de las retenciones como un retroceso, como una mala aplicación de una política que atrasa. Todo lo que habían sido las dos cosechas récord después de la eliminación de las retenciones (a casi todos los productos) y el anuncio de un cronograma para la rebaja de las retenciones a la soja iba en la dirección adecuada. Y en 2018, si no hubiese sido por el clima hubiésemos tenido también una muy buena cosecha, porque en el interior del país ya se estaba comenzando a ver el círculo virtuoso de las medidas tomadas al inicio de la gestión de Macri. Pero lamentablemente por cuestiones macroeconómicas y medidas de emergencia le tuvieron que echar mano a esto.

¿Qué más se habló en la reunión con Cardarelli?
Dos temas importantes. Uno, cómo la presión impositiva limita el negocio agropecuario. Otro el efecto que las medidas económicas están teniendo sobre la tasa de interés. Le cito un caso: China ha demandado carne argentina de manera potente y ha generado un buen precio para la vaca, pero dado el contexto generado por las tasas de interés el productor vacuno ha preferido vender sus vacas para sanear deudas, y eso de alguna manera va a afectar a la producción futura. También hablamos del futuro, y nuestra recomendación… o mejor dicho, nuestra visión, fue que el próximo gobierno va a tener que hablar más de producción y menos de finanzas. Realmente tenemos que tener alicientes del lado de la producción tales que ofrezcan una alternativa para invertir y no para la renta financiera.

Cuando se restablecieron las retenciones se habló de un monto de 4 pesos por dólar para las exportaciones primarias y 3 pesos para las de mayor valor agregado. Lo que se argumentó en su momento es que con una mayor devaluación este impuesto se iba a licuar. En otras palabras, un impuesto de cuatro pesos con un dólar a 40 es el 10 por ciento, pero si el dólar se va a 50, el impuesto va a pasar a representar apenas un 8 por ciento.
Lo que pasa es que ese nuevo impuesto es un golpe al efecto motorizador que uno esperaba que la devaluación le diera a las regiones más alejadas de los puertos o de menor competitividad. No sabemos qué va a pasar cuando llegue la dilución de la retención. Pero también hay un golpe a la confianza de la propuesta económica del gobierno. Una decisión así afecta las expectativas de un forestador que tiene que plantar un monte, que va a tener resultados dentro de 15 años, o de un criador que tiene una hembra que le va a dar una ternera recién de acá a 4 o 5 años…

Todos los sectores han hecho esfuerzos. Los trabajadores, los empleados estatales y los jubilados perdieron poder adquisitivo, se recortó la obra pública... Está la idea de que el campo también tiene que poner su parte, por más que sea un impuesto que no caiga simpático.
Por eso lo entendimos, y ante la emergencia ya dijimos que ponemos nuevamente el hombro. De todas formas, lo pasado ya está, tratamos de mirar hacia delante. Lo que sí tratamos de explicar es que por este camino es más dificultoso tener competitividad. Si seguimos con retenciones en este contexto donde están dadas todas las posibilidades concretas de crecimiento del negocio, vamos a encontrarnos con que tenemos los mercados pero no la producción para esos mercados. No queremos subsidios sino una rebaja en los impuestos.

Este año es un año electoral y es posible que el gobierno planche un poco el dólar. En febrero dijo que el dólar estaba “un poco atrasado” para las economías regionales. Ahora subió a 43 pesos, ¿cree que sigue atrasado?
No, creo que cuando dije eso me sacaron un poquito de contexto. El valor del dólar es fruto del cruce de la oferta y la demanda, por lo que el valor “adecuado” depende. No es la misma la renta de un productor que está a 50 kilómetros de Rosario, que tienen los mejores suelos de Argentina y una productividad espectacular, que la de un productor de Salta, que el flete le representa el 40 por ciento de los costos. Lo que sí dije que es que para las economías regionales -productores de la zona extrapampeana, frutas, algodón, vinos- las últimas medidas fueron un golpe muy duro, y ahí digo es donde el tipo de cambió se quedó atrasado, porque estas economías venían trabajando, finalmente se produce esa situación de mejora de competitividad pero enseguida cae la retención y pierden 12 por ciento o 4 pesos por dólar de tu ganancia, ahí efectivamente estás en una situación (de dólar atrasado).

¿Cuáles son las economías regionales que la están pasando peor?
Primero te menciono algunas economías no necesariamente “regionales” que la están pasando mal. Una es la lechería. Justo en un momento donde pueden empezar a buscar algún tipo de acceso a mercados internacionales, en medio de una competencia feroz, sacarle el 12 por ciento o esos 4 pesos por dólar (de retenciones) liquida cualquier chance de exportar. Lo mismo sucede con la carne, aunque en el caso de la carne hay quizás mejores expectativas de colocación. La producción de vinos y la producción de frutas está en serias complicaciones, como casi todas las economías de la regiones.

EL PRECIO DE LA CARNE
El 53 por ciento de la carne argentina se exporta a China...

Así es.

… pero son cortes que en general no se consumen aquí. Distinto es el caso de Europa, a donde enviamos algunos de nuestros mejores cortes. ¿No existe una competencia entre el consumo interno y la carne que exportamos a la Unión Europea?
China se lleva carne de baja calidad, pasa que se lleva la vaca casi completa. En el caso de la Unión Europea, se trata de un mercado de alta exigencia que complementa con el consumo interno, porque se envía una parte únicamente: los lomos, las colitas, el ojo de bife, que en general no es el mismo consumo que se da en todo el territorio argentino. La gente en Argentina come más vacío, asado, costeleta.

La carne aumentó un 7,8 por ciento en los primeros dos meses del año. ¿Le adjudica esto a la devaluación?
La ganadería la pensamos en ciclos. Si hacés una comparación con el precio actual con el de hace tres años, vas a ver que el precio de la carne ni siquiera alcanzó a la inflación en el mismo período. La carne está recuperando inflación atrasada.

EL AÑO ELECTORAL
De cara a las elecciones, su organización le está acercando un documento a diferentes candidatos a presidente en el que piden un mayor acceso a mercados internacionales, soluciones a problemas de competitividad y la eliminación de retenciones. ¿Qué candidato cree que representa mejor el pensamiento de la Sociedad Rural?
No hay muchos candidatos en carrera. Uno lo ve a Macri, por un lado, a quien antes de la elección anterior lo fuimos a ver y nos presentó su plan de los 13 puntos (N.d.R.: en abril de 2014, Macri le presentó a las entidades agropecuarias un programas de 13 puntos que proponía, entre otras cosas, la eliminación de retenciones y de los Registros de Operaciones de Exportación), y lo cierto es que cumplió con esas promesas. Después hubo una marcha atrás, pero las medidas las realizó. O sea que las coincidencias con su plan de gobierno siguen estando. Después tenemos a Cristina (Kirchner) o a alguien del cristinismo, y ahí está claro lo que hicieron cuando fueron gobierno, que fue ir contra el campo. No entienden al campo como el motor económico de la Argentina, y cada vez que pudieron le hicieron daño al sector, entonces para qué gastar pólvora en chimangos. Después está este otro gran espacio, que todavía no tiene candidato definido (el peronismo federal) y recién ahí podríamos decir si apoyamos o no su programa de gobierno.

A siete meses de las elecciones, ni Sergio Massa, ni Juan Manuel Urtubey ni Miguel Ángel Pichetto tienen un plan para el campo.
Massa fue parte de un gobierno que se metió con el campo, y cuando fue candidato lanzó propuestas que no cerraban demasiado. En el caso de Urtubey, no vemos que haya avanzado en su provincia con medidas prácticas respecto a los productores en su región.

Uno de los pedidos más insistentes de la Sociedad Rural es la baja de impuestos. ¿No estaría más cerca de Javier Milei, José Luis Espert o Roberto Cachanosky?
No he seguido sus propuestas, aunque me las imagino porque son personas que representan un liberalismo absoluto. Nuestras ideas también son absol… son liberales, lo que pasa es que entendemos que a veces hay fuerzas que tienen que ser contrarrestadas. No sé qué piensan ellos sobre la instalación de mecanismos de defensa de la competencia o la intervención del poder de policía a través del Estado. Pero sí coincidimos (con ellos) en la perspectiva de que los mercados tienen que trabajar y poder operar en su máxima expresión. Lo que pasa es que estas cosas son muchas veces son fáciles de decir pero difíciles de llevar a la práctica.

¿Qué balance hace de la presidencia de Macri? ¿Estuvo a la altura de sus expectativas?
Sí, el proyecto político y el trabajo que se hizo con respecto a la apertura de nuevos mercados fue bueno. Creemos que hay cosas que se han demorado más de la cuenta y que debían haber sido hechas más rápido, como por ejemplo la reorganización de organismos de control. Evidentemente ha habido errores de cálculo con respecto a la capacidad de solucionar problemas estructurales de la Argentina, y no haber previsto alternativas de amortiguamiento. Pero una macroeconomía estable que permita llevar adelante una política agropecuaria acorde nace de una economía sana y un Estado que esté a altura de lo que los privados podemos sostener, y en ese sentido tampoco vemos demasiados esfuerzos. Hoy tenemos un Estado que creció enormemente durante el kirchnerismo y no sé si se achicó algo en estos tres años y medio. No se nota.

Enlace

Salarios docentes en la Argentina: ¿son los más bajos de América Latina?

por Federico Poore
Chequeado, 11-03-2019

Tras un paro de 72 horas realizado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), comenzaron las clases en las escuelas públicas de la mayoría de las provincias del país, aunque en 18 de ellas los gremios aún no cerraron sus acuerdos paritarios de 2019 y se esperan reuniones con las administraciones provinciales en los próximos días.

El conflicto se da en el marco de un cambio que no existía antes de 2016: con un decreto dictado ese año, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, modificó la paritaria nacional docente y excluyó de esta mesa la negociación salarial, donde antes se establecía un salario testigo que funcionaba como “piso” para todas las jurisdicciones del país. En la actualidad, este mínimo se ajusta automáticamente de acuerdo con el salario mínimo y está en $15 mil en bruto.

Pero, ¿cómo se ubica el salario docente nacional con respecto al de otros países?

Según un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano -que toma datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Eeconómico (OCDE)-, los salarios de los docentes argentinos de primaria con diez años de antigüedad se encuentran por debajo de los cuatro países latinoamericanos considerados por el organismo internacional:

- Mientras que la Argentina ostentaba en 2017 (último año disponible con datos al publicarse el informe del CEA), en promedio, salarios anuales de US$19.629, éstos resultaron inferiores a los observados en Colombia (US$32.686), Costa Rica (US$ 29.872), Chile (US$ 24.641) y México (US$22.434).

- De acuerdo con estas mismas cifras, el salario anual docente representaba en la Argentina el 95% del Producto Bruto Interno (PBI) per cápita, una proporción inferior a la observada en Costa Rica (181%), México (125%) y Chile (107%).

El sociólogo Leandro Bottinelli, magister en Generación y Análisis de Información Estadística de la Universidad de Tres de Febrero (Untref), explicó a Chequeado que estos datos “no aportan demasiado” si no se consideran las cifras de dos o tres años consecutivos, de manera tal de tener una idea “más estructural y permanente del salario en cada país más allá de crisis o coyunturas (como una devaluación, por ejemplo)”. Bottinelli agregó que resulta difícil hacer una comparación real entre países de América Latina ya que los datos disponibles a nivel regional no están actualizados o no incluyen a la Argentina.

Para el especialista, un vector de utilidad para comparar los salarios docentes es el sectorial, es decir, comparar el salario de quienes trabajan en la enseñanza con el de los trabajadores calificados de otros sectores de la economía. De acuerdo con este informe del Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional (UNIPE), coordinado por Bottinelli, los trabajadores de la enseñanza con nivel superior o universitario completo en la Argentina tienen ingresos mensuales promedio 27% inferiores al del resto de los profesionales.

Estos informes, que ya indicarían la existencia de sueldos bajos entre los docentes argentinos, no consideran la importante caída en los ingresos docentes tras la fuerte devaluación del año último. De acuerdo con las últimas estadísticas de la UNIPE, entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018, el poder adquisitivo del salario docente en relación a la canasta básica cayó un 22,4 por ciento.

Un problema generalizado

Los bajos salarios docentes son un problema sistemático en la región. “Las evidencias disponibles muestran que América Latina y el Caribe no atraen a las personas de elevado calibre que necesitan para conformar sistemas educativos de primer nivel. Prácticamente todos los países de la región parecen estar atrapados en un equilibrio de bajo nivel, con parámetros poco exigentes para el ingreso en la docencia, candidatos de baja calidad, salarios relativamente bajos e indiferenciados, escaso profesionalismo en las aulas y magros resultados educativos”, explicó el Grupo del Banco Mundial en su reporte “Profesores excelentes”.

“Lograr un nuevo equilibrio será una tarea difícil. En la actualidad, ningún sistema escolar latinoamericano, con la posible excepción del de Cuba, está cerca de mostrar los parámetros elevados, el fuerte talento académico, las remuneraciones altas o al menos adecuadas y la elevada autonomía profesional que caracterizan a los sistemas educativos más eficaces del mundo”, concluyeron los autores del informe Barbara Bruns y Javier Luque.

En el mismo sentido, para la oficina de la Unesco en Santiago de Chile aún existen importantes brechas entre los salarios de los docentes y los de otros profesionales, “lo que atenta con la posibilidad de atraer y de mantener en el aula a buenos profesores que encuentran opciones laborales mejor remuneradas”.